jueves. 30.06.2022
Soterramiento

Trobajo alerta ante la pasarela azul: «En ese pasillo te atracan y no se entera nadie»

La presión en la calle logra retrasar la apertura de una instalación señalada por el peligro en pleno Camino de Santiago
La plataforma de Trobajo antes de entregar otras tres mil firmas por el soterramiento del tren. RAMIRO
La plataforma de Trobajo antes de entregar otras tres mil firmas por el soterramiento del tren. RAMIRO

La plataforma contra las pasarelas del tren en Trobajo saborea su segunda victoria en la defensa por el soterramiento: Adif no se atreve a abrir la pasarela azul, el mamotreto metálico que ha colocado a la altura de los aleros del tajado de los edificios de la zona, por donde quiere hacer que los viandantes crucen la vías. Paso elevado. En pleno Camino de Santiago, como se ha encargado de recordar la oposición vecinal y política a este proyecto de saltos elevados que dividen en dos la localidad de Trobajo, como si se tratara de un acantilado entre dos mares, la pasarela azul que sustituyó a la anterior y reedita en Párroco Pablo Díez la fórmula que no valía para la calle Quebrantos, junto a la estación de León, es una parte más del mobiliario urbano de un tramo de la ruta jacobea que se recomienda evitar en las guías para peregrinos.

La alerta se recoge en algunos documentos que manejan los peregrinos de los países nórdicos, que escudriñan los entresijos de la ruta a Santiago. La alerta no deja de resultar sorprendente; también, la dejadez con la que las autoridades competentes filtraron el proyecto de la nueva pasarela, en un entorno del Camino de Santiago en el que en otros lugares se vela con celo por el impacto y la conservación; el respeto, que no aparece rampa arriba por la pasarela, con tramos que son retos para atletas, escaleras arriba, hasta lograr el reto de alcanzar el cajón superior, opaco, de opaca chapa añil, otra fuente de conflicto que no deja de confundir a los potenciales usuarios, en su mayoría vecinos de Trobajo: «Ahí arriba, en ese pasillo cerrado, lo que menos puede suceder es que te atraquen, de forma impune, y no se entera nadie, no te enteras más que tú», alertó hace escasas dos semanas una vecina de la localidad en una pieza recogida por las cámaras para el partido político Compromís, que se comprometió a llevar la «fechoría» de Adif al Senado.

Este es el momento de tensión que precede a la siguiente carga de protestas que prepara la plataforma vecinal por el soterramiento del tren. La presión vecinal ha logrado que dos meses después de haber finalizado la instalación de la pasarela peatonal, el paso elevado que se entromete en ,la intimidad de los domicilios de los vecinos siga cerrado a cal y canto. Impiden el paso unas vallas de obra; otra analogía con la operación de Adif en León.

Proyecto acabado
El retraso en la apertura de la pasarela ya se toma como una victoria vecinal ante Adif

Desde que la plataforma vecinal logró colocar pie en pared, el plan de Adif en este municipio para lo que se llamaba permeabilidad sobre el tren ha cambiado. Lo que hasta el pasado verano se exhibía con la fuerza del poder, desde el otoño se oculta entre comisiones y documentos de los que no llega a tener ni constancia el propio ayuntamiento de San Andrés. «O eso al menos, no dicen, cuando tratamos de conocer los plazos de lo que se nos viene encima», relatan desde el lado de la oposición vecinal.

Ni con la pasarela azul, que se asentó luego de capítulos excéntricos y problemas relativos al sistema de cimentación, el encaje de las pilastras al revés, y los problemas de ruidos e inconvenientes para el vecindario, ni con el paso para el tráfico rodado. «No sabemos cuándo van a acometer el derribo para adecuarlo a las medidas que exige el puente del AVE», reiteró ayer la portavoz de la plataforma. Y ahí sigue el pulso en ese bucle, con la sospecha por parte de la resistencia vecinal de que desde Adif se puede esperar a que afloje la presión de los vecinos de Trobajo, que se rebaje el tono, para dar el impulso definitivo a una estructura que hace ya tres años comenzó a recibir la primera reconversión. La marca de la nueva está marcada por ese apéndice peatonal que ha hecho recrecer el perímetro del puente actual. Desde hace un año, ninguno de los responsables de Adif se han atrevido a aclarar en público el destino de estas estructuras. La última vez, cuando un cargo del organigrama del cuadro de mando del organismo reconoció que había que el puente se iba a derribar después de negarlo durante meses, prendió la chispa de la resistencia vecinal.

Reunión suspendida
La cita del 23 en Madrid para el soterramiento del tren se suspendió ayer, por motivos de «agenda»

«Y eso que cada vez se lo ponemos más fácil», reconoce la portavoz de la plataforma, cuando recuerda que el plan inicial de soterramiento que se descartó constaba de cuatro vías y ahora bastaría con meter bajo losa a dos. Las pancartas del soterramiento vuelven este viernes (20,15 horas) a la brecha.

Trobajo alerta ante la pasarela azul: «En ese pasillo te atracan y no se entera nadie»