jueves 27/1/22

Los sindicatos calculan que los expedientes de regulación de empleo en Unicaja Banco afectarán a cerca de 110 trabajadores «aunque son cifras un tanto relativas porque hay bajas que van a ser voluntarias», explicó ayer a este periódico Lidia Alonso (CC OO). «De todos modos, aún no hay datos seguros hasta que no avancen un poco más las negociaciones».

La empresa calcula que el ERE que resulta tras formalizarse la fusión con Liberbank y que afectará a un máximo de 1.513 empleados, según el acuerdo alcanzado con una amplia mayoría de la representación legal de los trabajadores, tendrá un coste estimado de 368 millones de euros antes de impuestos.

En un comunicado remitido por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Unicaja Banco confirmó el acuerdo alcanzado «con una amplia mayoría de la representación legal de los trabajadores», en el marco de un procedimiento de regulación de empleo a realizar tras la formalización de la fusión con Liberbank, que afectará «a un máximo de 1.513 empleados». De ellos se calcula que algo más de un centenar serán trabajadores de las oficinas sucursales de León.

Volumen
El coste total de la operación se eleva a 368 millones de euros antes de impuestos

El coste estimado del proceso asciende a 368 millones de euros antes de impuestos, cifra equivalente a un impacto adverso de aproximadamente 107 puntos básicos en la ratio CET1 ‘fully-loaded’ a 30 de septiembre de 2021.

«Como se anticipó, este impacto será cubierto con cargo a gastos de reestructuración al cierre del presente ejercicio», subrayó. Por otra parte, Unicaja Banco destaca que el acuerdo alcanzado permitirá «unos ahorros estimados de 97 millones de euros anuales antes de impuestos» una vez completado el plan.

Varias fuentes financieras consultadas por Cinco días aseguran que no toda la cúpula de Unicaja había terminado de digerir la absorción de Liberbank, razón por la que se había producido un mar de fondo que había trascendido fuera del banco, e incluso el Banco de España había tenido que pedir orden.

Los rumores, parece que intencionados, sobre un posible cambio de sede de Unicaja de Málaga (sede de Unicaja) a Madrid (sede de Liberbank) fue el detonante principal que hizo que las tensiones en el banco transcendieran a niveles políticos.

Algunos destacados accionistas de esta entidad cotizada, entre ellos varios fondos de inversión, también han mostrado su preocupación con llamadas a la dirección pidiendo explicaciones sobre las especulaciones que se comentan sobre el banco, asegura el rotativo.

Unicaja también iniciará ahora el proceso de homologación de condiciones laborales. Se ha conseguido, de hecho, que la empresa se comprometa a abrir un proceso de negociación a partir del próximo año.

Unicaja cifra en 97 millones de euros el ahorro que le va a reportar el ERE