sábado. 04.02.2023

El deterioro de la Atención Primaria, que vive su punto crítico tras la pandemia, ha provocado también un aumento de las visitas a las urgencias, de hasta un 25%, que se han convertido en el cajero automático de la sanidad: 24 horas al día, todos los días del año. Si la población pide cita para su médico de familia y se la dan para dentro de unos días, muchos atajan y acuden a urgencias, donde saben que les atienden. En el corazón de este enunciado se encuentra, de nuevo, la falta de educación sanitaria que es «muy mejorable», según UGT, que recuerda que se habían abandonado «casi de manera sistemática todos los programas y estrategias de promoción de la salud y, en menor medida, de prevención de la enfermedad, y en los pocos sitios donde se está haciendo es una cuestión de voluntarismo». De modo que si se invierte más en Atención Primaria, se desburocratiza, haces el sistema más eficiente, disminuyes sobretratamiento, sobrediagnóstico y educas para la salud. Todo eso redunda en su sostenibilidad y en la calidad de vida de los ciudadanos y en la salud de la población, apunta CC OO. Los sindicatos ven que ahora mismo la Primaria está infrafinanciada. Sin embargo, no se trata de contratar solo a 500 médicos y enfermeras más, sino de racionalizar los recursos humanos y situarlos allá donde se necesiten. En la situación actual, si mañana se decide ampliar las plantillas de manera lineal, a la vuelta de un año se estaría exactamente igual, «porque se perpetúa el modelo que genera dependencia y favorece la demanda y el colapso del sistema». Por eso urgen la reforma de Primaria. Porque si ese escalón asistencial está fuerte filtra muchas urgencias. «Cuando conoces a tus pacientes tratas menos, pides menos pruebas y abordas mejor la salud. Muchas veces no necesitan medicación, necesitan hablar con el médico. Si viene es que algo le pasa, aunque sea para tranquilizarle», razonan.

Las urgencias, «el cajero automático de la sanidad abierto 24 horas»
Comentarios