domingo. 26.06.2022

Villaquilambre reserva 1,2 M€ para comprar suelo del polígono a Nava

El Ayuntamiento ve en el impulso de la segunda fase del vivero la solución a las deudas de la pedanía
                      Los terrenos de la segunda fase del polígono (detrás de las naves) no se han desarrollado en 21 años. RAMIRO
Los terrenos de la segunda fase del polígono (detrás de las naves) no se han desarrollado en 21 años. RAMIRO

La tensión entre la junta vecinal de Navatejera y el Ayuntamiento de Villaquilambre por la situación económica de la pedanía no es nueva. El ente local lleva varios años en una espiral de deuda que se vio agravada durante la pandemia y que desembocó el pasado 1 de febrero en el traspaso a manos municipales de la gestión de la joya de la corona, el polideportivo, en un intento de salvar el servicio y los 17 contratos de la plantilla.

Sin embargo, al ‘levantar’ las alfombras de las instalaciones han aparecido más deudas de las previstas y la Seguridad Social, Hacienda y el juzgado reclaman ahora casi 200.000 euros al Ayuntamiento «como entidad responsable solidaria» de las nóminas y el IRPF que no abonó Nava en su día, además de los impagos al suministrador de gas que decidió cortar el grifo, lo que está dificultando la reapertura de las piscinas.

Como solución al agujero económico de la junta vecinal, el Ayuntamiento ha reservado 1,2 millones de euros en el presupuesto de este año para comprar el suelo de la segunda fase del polígono a Navatejera. Una medida que, a juicio del concejal de Hacienda, Lázaro García Bayón, daría aire a las arcas de la pedanía y que podría aprovecharse, además, para impulsar el desarrollo de los 600.000 metros cuadrados de la segunda fase del vivero.

El Plan General de Ordenación Urbana permitía que 32 de esas 60 hectáreas se dedicaran al asentamiento de nuevas empresas. Cuando hace 21 años se abrió el polígono, Navatejera había contribuido cediendo de forma gratuita los terrenos de la primera fase donde hoy funciona 34 compañías que dan empleo a medio millar de personas.

El planteamiento municipal pasaría por solicitar un crédito para adquirir el suelo a la junta vecinal avalado por la reserva de esos 1,2 millones e incluso buscar un socio para el desarrollo de la urbanización de los terrenos y la subasta de las parcelas que resulten del proyecto de expansión. Es más, los fondos europeos Next Generation del plan de resiliencia podrían utilizarse para ampliar el polígono. Navatejera atraviesa una situación contable delicada, pero es una pedanía rica en suelo que le reportó beneficios en el bum de la construcción.

Villaquilambre reserva 1,2 M€ para comprar suelo del polígono a Nava
Comentarios