domingo. 03.07.2022

JAVIER FERNÁNDEZ

La continuidad… del monocuerpo. Si los monovolúmenes están dejando paso a los SUV —o eso parece…—, Mercedes propone la continuidad del monocuerpo como preludio —eso también— de un futuro EQT eléctrico; pero esa… es otra historia.

La que ahora nos ocupa, ‘asienta sus reales’ sobre la plataforma del Citan, que conoció la luz justo el año pasado: 4,50 metros de largo —versión corta, 5 plazas— y otros ‘largados’ 4,90 que, con 7 plazas, no llegarán hasta el próximo año; sus 561 milímetros del borde de carga, facilitan estibar objetos pesados, mientras las puertas correderas, con un generoso ángulo de apertura en ambos lados de la carrocería, propician un cómodo acceso a la zona trasera del vehículo.

Elegante… multifuncionalidad. Perfectamente reconocible como miembro de ‘la casa’, el diseño del Clase T hace gala de unas equilibradas proporciones, salpimentadas con un espacio interior de alta calidad.

La cromada calandra del radiador, como las carcasas de los retrovisores exteriores, confieren al ‘T’ un aspecto ‘de turismo’; potenciado por las manillas de las puertas y el parachoques delantero pintado en el mismo color de la carrocería; por no hablar —que hablamos— de las opcionales llantas de aleación de 17 pulgadas.

El equipamiento de serie incluye entre otros elementos el sistema de infoentretenimiento ‘MBUX’, con pantalla táctil de 7 pulgadas e integración para ‘smartphone’; volante multifunción, con botones ‘Touch Control’, aire acondicionado, tablero de instrumentos con pantalla en color (5,5 pulgadas) y asiento del conductor regulable en altura; la iluminación interior es de ‘led’ y, dependiendo del nivel de acabado, la ambientación lumínica del habitáculo dispone de hasta ocho tonalidades.

Además del acabado normal de serie, también se ofrecen dos líneas opcionales: ‘Style’ y ‘Progressive’, para una mayor personalización del vehículo.

Si la pantalla táctil presenta un funcionamiento muy intuitivo, también se ha simplificado el comando de voz, que ‘entiende’ el lenguaje coloquial sin necesidad de que el usuario tenga que aprenderse fórmulas predeterminadas.

El equipamiento se seguridad comporta elementos como la pérdida de presión en los neumáticos, ayuda de arranque en pendientes y arranque sin llave, prevención del viento lateral —importante en los monovolúmenes—, aviso de somnolencia para el conductor, asistente de frenado activo con función de cruce, detector activo del cambio de carril y del ángulo muerto, además del aviso de velocidad máxima autorizada.

Se dispone de fijación ‘Isofix’ para asientos infantiles, además de ‘Top Tether’ en los asientos laterales posteriores y en el del acompañante; incluso se ha instalado un sistema de desconexión del airbag del acompañante cuando ese asiento lo ocupan personas de baja estatura, y se instala una detección automática de asiento infantil.

El abanico motoristico, lo despliega el ‘T en cuatro posibilidades: dos turbodiesel de 95 y 116 CV y dos gasolina de 102 y 136 CV; las variantes diésel y el gasolina más potente, pueden asociarse opcionalmente a un cambio automático de 7 marchas y doble embrague.

Mercedes T. Confianza… monovolumen
Comentarios