miércoles 18/5/22

La supuesta autora material del crimen de Cembranos, una prostituta paraguaya de 21 años que trabajaba con la víctima, ha presentado ante el Tribunal Constitucional un recurso de amparo encaminado a conseguir la invalidación de la confesión de los hechos que deriva de la primera declaración de la investigada en sede policial, por entender que no se ajusta a derecho al haber sido realizada en ausencia de asistencia letrada. No había ningún abogado presente en el momento de la confesión.

La Sección Segunda de la Sala Primera del Tribunal Constitucional dicta una diligencia de ordenación por la que admite a trámite el recurso, diligenciado por el letrado asturiano Gabriel Cueto, que encarna la representación procesal de la imputada.

La diligencia ha sido trasladada al Ministerio Fiscal para unir a los autos la documentación y elevarlo como recurso de amparo, en la certeza de que según el abogado, la confesión no tiene validez legal porque fue obtenida en condiciones irregulares y sin que hubiese un profesional presente para asistir a la joven en el momento en que se autoinculpó de la autoría material de la muerte de su amiga, por la que también permanece en prisión un varón leonés de 54 años, como coautor del crimen.

La víctima falleció por una maniobra de asfixia y sofocación y el cuerpo presentaba evidencias de haber sufrido una paliza considerable, de acuerdo a las primeras conclusiones de la inspección ocular realizada por la Policía Judicial de la Guardia Civil.

La autopsia preliminar coincidió con las apreciaciones de la Benemérita, que dejó el asunto en manos del Juzgado de Instrucción 2 de León.

La titular del juzgado de Instrucción número 4 de León concedió el pasado mes de agosto una orden de alejamiento solicitada por la sospechosa, por entender que el carácter violento del otro investigado podía causarle problemas. Estipuló en un auto que el varón debería de permanecer a una distancia nunca inferior a 50 metros de la demandante, aunque ambos estaban recluidos en el centro penitenciario de Villahierro. Posteriormente se adoptó la decisión de trasladar al investigado al Centro Penitenciario de Topas (Salamanca), donde continúa recluído en la actualidad.

La instrucción de la causa sigue abierta. Básicamente para corroborar qué hay de cierto en algunas de las manifestaciones que se recogieron la noche de autos. Y para concretar si se trató de una reacción aislada a un momento de euforia desmedida o por el contrario podían darse condicionantes de celos entre las dos mujeres, sabedoras de que el varón había recibido recientemente una importante suma de dinero cercana al medio millón de euros, procedente de una herencia familiar.

En torno al otro investigado, de momento no se ha producido novedad significativa alguna en los últimos tiempos, a la espera de que se genere alguna gestión procesal de la que su defensa no ha dado cuenta.

La acusada del crimen de Cembranos lleva su confesión al Constitucional
Comentarios