martes. 29.11.2022
Tribunales

El acusado del crimen de Mansilla alega que perdió el control por una enajenación

Asegura ante la jueza que no recuerda lo que sucedió pero reconoce que la apuñaló con el cuchillo de la cocina
El sospechoso sale camino de los juzgados de León. DL

El autor confeso del crimen de Mansilla de las Mulas aseguró ayer ante la jueza que sufrió un momento de enajenación mental transitoria la noche de autos y que perdió el conocimiento de lo que hacía y la razón, circunstancia que le llevó a acabar con la vida de la que era ya por entonces su expareja.

Lo hizo «en un arrebato de ofuscación» por no haber podido superar la ruptura de la relación sentimental que habían mantenido. Previamente, había estado sujeto a una orden de alejamiento decretada por el juzgado con ocasión de la denuncia presentada por otra pareja anterior. Prácticamente toda la mañana, la actividad de Instrucción 4 de León estuvo dedicada a este asunto.

Desde primera hora de la jornada, pasaron por sala familiares, amigos y testigos indirectos de los hechos para aportar su versión. En torno al mediodía, el acusado compareció en los juzgados de León, escoltado por dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía, tras ser trasladado por un furgón de la Guardia Civil desde el Centro Penitenciario de Villahierro. En aparente buen estado y ataviado con una cazadora y unas deportivas, el investigado realizó una primera entrada en sala y posteriormente volvió a salir, para prestar declaración minutos más tarde. Con gesto relajado, mantuvo un tono dialogante con los agentes que le acompañabanEn su testimonio declaró que no había podido superar la ruptura de la relación sentimental que mantenía con la víctima, ocho años mayor que el.

En el momento de los hechos, se encontraba en casa de su padre. En torno a las 23.30 horas se levantó del sofá y salió: «Bajo al coche», le dijo. Ante la tardanza, el progenitor no se extrañó en exceso porque pensó que habría quedado con algún amigo. Fue cuando le llamó la Guardia Civil el momento en que comprendió lo que había ocurrido: El imputado se presentó casa de la que había sido su última pareja, y después de empezar a discutir, la emprendió a golpes con ella usando un objeto contundente con el que le pegó en la cabeza y posteriormente la apuñaló en el cuello con un cuchillo que cogió en la cocina, causándole la muerte prácticamente en el acto.«Me dijeron que ya estaba con otro y no pude superarlo, no sabía lo que hacía y me volví loco», explicó ante la jueza ayer en sede judicial.

El acusado del crimen de Mansilla alega que perdió el control por una enajenación
Comentarios