viernes 14/8/20

La agricultura regista 167 siniestros por fauna salvaje en lo que va de año

DL | León


La presencia de fauna salvaje en el campo, en especial de lobos, corzos y jabalíes, se ha convertido en los últimos tiempos en un verdadero quebradero de cabeza para los profesionales de la agricultura y de la ganadería, que piden soluciones urgentes para frenar los múltiples daños de los que están siendo víctimas. Estos perjuicios tienen nombre y apellidos, y según Agroseguro, en lo que va de año se contabilizan en León 167 siniestros, que han ocasionado daños en 1.039,2 hectáreas. El cómputo de la Comunidad autónoma alcanza 2.350 incidentes, en 15.162 parcelas de la Comunidad, con un total de 24.470,62 hectáreas, informó la Agencia Ical.


Las organizaciones profesionales agrarias se reúnen hoy con la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural para abordar este problema, que está dejando muchas pérdidas en el campo de Castilla y León. Es Burgos, la que más siniestros suma en lo que va de año, con 543, seguida de Soria, con 504, y de Palencia. León es la séptima provincia en siniestros y superficie afectada.



Pérdidas «Millonarias»


Ante esta situación, las organizaciones agrarias piden a la Junta que adopte medidas de forma inmediata para frenar los cuantiosos daños provocados. Desde Asaja, su presidente autonómico, Donaciano Dujo, consideró que la Comunidad sufre una masiva presencia de lobos y, en general, de animales salvajes, que están provocando daños «muy cuantiosos» con pérdidas «millonarias» que afectan tanto a la cabaña ganadera como al sector agrícola. Estas pérdidas se traducen en muerte de animales, daños agrícolas o en contagio de enfermedades. «Esta Comunidad no aguanta la cantidad de animales salvajes que hay en ella», alertó.


Desde la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), su responsable de Medio Ambiente, Jesús Muñoz, advirtió de que la fauna salvaje está «desbordando» al sector porque está provocando unos daños «increíbles», entre otras cosas por las dificultades para poner fin a enfermedades como la tuberculosis. «Esto se nos está yendo de las manos», incidió Muñoz, que confía en que la reunión de hoy permita aclarar actuaciones que pongan fin a esta problemática.


Por su parte, el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) en Castilla y León, Aurelio González, también alertó de la gravedad de esta situación a pesar de que desde la consejería se aprobó una normativa por la que tanto los cotos de caza como los agricultores que sufren daños pueden pedir batidas «en cualquier momento». Sin embargo, estimó que el problema radica en aquellos momentos en los que el personal «se va de vacaciones» y no tiene sustituto o la documentación «se guarda en un cajón».

La agricultura regista 167 siniestros por fauna salvaje en lo que va de año