sábado 28/5/22
Juan Pedro Medina, director general de Política Agraria Comunitaria en Castilla y León
Juan Pedro Medina, durante su intervención en la jornada de clausura del Congreso Agroalimentario. RAMIRO

El director general de la Política Agraria Común (PAC) de la Junta de Castilla y León, Pedro Medina, ha sido el encargado de clausurar el segundo Congreso de Agroalimentación del Diario de León con una ponencia en la que ha desentrañado los entresijos de la nueva PAC que regirá en todos los países de Europa y en el campo leonés a partir de 2023. Una PAC que ha evolucionado mucho desde que se puso en marcha hace 60 años y que actualmente presenta “un marcado carácter geopolítico” con un enfoque eminentemente medioambiental. Medina ha recordado que este proceso de reforma de la PAC arrancó en 2017 con una encuesta a los ciudadanos europeos, en la que participaron de forma masiva “los lobbies medioambientales y animalistas” y con un escenario, en el año 2018, de reducción de fondos especialmente en materia de desarrollo rural. Llega la pandemia “y el sector agroalimentario responde para qu eno faltara de nada”, incide Medina, quien critica que en los fondos extraordinarios habilitados para hacer frente a  la crisis del covid, “la agroindustria es la gran desaparecida”. El director general de la PAC denuncia que el Perte diseñado por el Gobierno central para la agroalimentación “es muy escaso” y “no se ha tenido en considerqación a un sector que ha respondido bien a la crisis”. 

Además, la puesta en marcha del Pacto Verde europeo, con las estrategias de 'De la granja a la mesa' y la Estrategia de Biodiversidad, apuesta por un “marcado enfoque mediomabiental”, con el 40 por ciento de los fondos de la PAC que “deben ir ligados a componentes medioambientales”.El director de la PAC asegura que, pese al nuevo escenario internacional marcado por la guerra de Ucrania, Europa “sigue manteniendo un enfoque verde de la PAC”, lo que, con falta de materias primas e incremento de costes puede derivar en una carestía alimentaria, especialmente para ciertos países del cinturón subsahariano. De hecho, varios informes coinciden, según Medina, en afrimar que con esta PAC habrá una reducción de entre un 30 y un 50 por ciento en la producción de bienes esenciales

Destaca que el sector agroalimentario debe responder a varios objetivos, entre ellos el económico, para buscar la rentabilidad, la competitividad y el equilibrio en la cadena de valor. También el objetivo ambiental, para dar respuesta a su adaptación al cambio climático y un uso racional de los recursos naturales, además de “contribuir a la biodiversidad”.. En tercer lugar, el objetivo social, que es “atraer jóvenes al campo” y trabajar “con perspectiva de género”. Es un sector, afirma, “importantístimo” también para la generación de empleo y la ocupación del territorio.

Es obligado satisfacer las necesidades del consumidor, y en este punto, destacó la menor demanda de proteína animal, frente a los lobbies que piden el desarrolllo de proteinas vegetales. En cualquier caso, ha defendido la convivencia de las ganaderías extensiva e intensiva, y ha destacado, de hecho, que León “tiene un potencial tremendo para explotar la ganadería extensiva con una función esencial, por ejemplo, de mantenimiento de nuestros bosques”.

Medina también se ha felicitado porque en el campo “cada vez hay más titulados, gente mejor preparada” de cara al futuro y ha apostado por que los modelos de producción ecológico y convencional sean “perfectamente compatibles, cada uno con su nicho de mercado”. También ha destacado la importancia de implantar nuevos cultivos, como la quinoa, los cultivos leñosos y los hortícolas “para buscar un mayor valor añadido”. 

Finalmente, ha animado al Diario de León a celebrar el tercer congreso, un reto que ha sido asumido por el director del periódico, Joaquín S. Torné, en la despedida del congreso.

"La agroindustria es la gran desaparecida de los fondos europeos"