lunes. 03.10.2022
undefined
Desembalse por las obras de la variante de Pajares hacia el Huerna, en Asturias. JESÚS F. SALVADORES

En plena polémica sobre la derivación de agua almacenada en los embalses de Riaño y Porma a Portugal, la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores recuerda que cada año 11 hectómetros cúbicos de la cuenca del Duero ‘desaparecen’ hacia la cuenca del Cantábrico por las obras de la Variante de Pajajres sin que se haya puesto una solución.

«Son 11 hm3 del agua que pertenecen a esta cuenca, que podría estar almacenada en el embalse de Casares y que, sin embargo, se pierden por falta de voluntad política», señala el secretario general de la federación, Carlos González Antón, quien argumenta que, si se dispusiera de este agua, sería caudal que desembocaría en Portugal y que paliaría, por ejemplo, el ‘expolio’ —como dice Ferduero— de los embalses de riego leoneses.

González Antón reitera que la solución que la federación plantea es el bombeo del agua que se deriva hacia Asturias y que ha secado las canalizaciones de varios pueblos de la Montaña Central y denuncia la pasividad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que «no modifica la Declaración de Impacto Ambiental» que permitió la construcción de los túneles de la Variante.

Además, insiste en que, salvo la Consejería de Medio Ambiente, ninguna institución se ha preocupado de la situación y que Adif y la Diputación «trapichean con obras de 100.000 euros para dar abastecimiento a los pueblos y evitar afrontar las grandes intervenciones que se requieren».

Falta de visión

El secretario de la federación cree que falta una «visión integradora de toda la cuenca», porque en los futuros escenarios climáticos que se avecinan, «el agua que se pierde en Pajares se va a necesitar en la cuenca del Duero».

El agua que León pierde por la variante de Pajares podría evitar el trasvase a Portugal
Comentarios