sábado. 28.01.2023
Un ganadero observa a un caballo muerto en una granja de Caboalles
Los resultados de la necropsia practicada al último de los seis caballos que habían muerto de forma continuada en la localidad de Caboalles de Abajo hace un mes, ha desvelado que su fallecimiento estuvo motivado por un fallo cardiorrespiratorio originado por diversos factores, pero en ningún caso relacionados con una epidemia o enfermedad que pudiera ser contagiosa. Las muertes se sucedieron en pocos días entre dos ganaderías equinas de esta localidad, haciendo saltar la alarma entre los criadores por la posibilidad de que los fallecimientos se extendieran al resto de los animales. Otros cuatro animales con síntomas similares a los que habían padecido los caballos antes de morir, se están recuperando lentamente gracias al tratamiento veterinario que les fue aplicado una vez conocidos los primeros resultados de la autopsia practicada por los responsables de la Universidad de León. Los análisis practicados en esta necropsia, afirman que la muerte del animal estuvo provocada por «un fallo cardiorrespiratorio originado por una miopatía degenerativa generalizada», que afecta de manera especial a los músculos de los huesos. El origen del fallecimiento estuvo relacionado con la llamada enfermedad del «músculo blanco», y entre algunas de las causas se citan el frío, la carencia de selenio y vitamina E en la dieta de los animales.

Los seis caballos muertos hace un mes no fallecieron por enfermedad
Comentarios