martes 17/5/22
Medio ambiente

El cambio climático reducirá un 10% la nieve en la Cordillera Cantábrica antes del año 2050

Proyectos como la ampliación de la estación de Leitariegos, con 8,8 M€ de inversión, podrían ver mermada su rentabilidad
villablino prevision clima
villablino prevision clima

El cambio climático acarreará importantes cambios en las zonas de montaña durante los próximos años. Así lo apunta el Centro de Estudios y Experimentación de obras Públicas (Cedex), organismo dependiente de los ministerios de Fomento, Agricultura y Ganadería y Medio Ambiente, que según explica en su informe la disminución de la nieve en la Cordillera Cantábrica a lo largo del siglo XXI, como consecuencia de un aumento de las temperaturas, una disminución de las precipitaciones y un aumento de la evapotranspiración, será cercana al 10 por ciento, respecto a los valores medios de los últimos 40 años del siglo XX, lo que convertirá a este fenómeno en una circunstancia casi excepcional cuya presencia quedará reducida a los meses de enero a marzo.

De este informe se desprende que estos cambios afectarán notablemente a la actividad económica de estas zonas de montaña, tanto a la ganadera extensiva, pues es previsible una menor productividad y una menor calidad del pasto, tanto en los pastizales de diente como en los prados de siega, como la relacionada con los deportes relacionados con la nieve.

Cambio térmico

La temperatura máxima pasará de los 15 grados de media a los 22 y la mínima de los cinco a los nueve

Es el caso de Villablino, en cuyo municipio hay prevista una inversión de 8,8 millones de euros por parte de la Diputación de León para la ampliación de la estación invernal de Leitariegos —cerrada estos días por falta de nieve—, y cuya rentabilidad sería dudosa a tenor de las previsiones del Visor de Escenarios del Cambio Climático Adaptecca del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico. Según esta herramienta oficial, la evolución prevista a lo largo del siglo XXI de las temperaturas máximas medias en Villablino pasará de menos de 15 grados de media a los 22, lo que califica el propio visor como «un aumento significativo», mientras que las mínimas pasarán de 5 grados de media a casi 9. Para el punto concreto donde se encuentra la estación invernal de Leitariegos, se indica que pasará de una temperatura mínima de cero grados a cuatro a finales de siglo. Respecto a las lluvias, los datos apuntan a que se pasará de los 150 días de lluvia al año a poco más de 115. Además, el resultado de la confinación conjunta de precipitación y temperatura es la evapotranspiración potencial (ETP), es decir, el agua que pierde el suelo por la evaporación (insolación, viento), y por la transpiración de las plantas.

Otros perjuicios

La ganadería extensiva también se verá afectada por una disminución en la calidad de los pastos

Según Alipio García de Celis, profesor titular del departamento de Geografía de la Universidad de Valladolid, numerosas poblaciones que se abastecen de manantiales pueden ver comprometido el abastecimiento en verano, época en la que coincide el aumento de población por la llegada de la población vinculada y veraneante. «Esto puede tener consecuencias negativas también en la actividad turística», explica el catedrático, que apunta además que los negocios basados en el aprovechamiento de la nieve, ligados principalmente al área de influencia de la estación de esquí de Leitariegos, «van a ver seriamente comprometida su rentabilidad por la previsión de disminución drástica del manto nivoso a lo largo de estas próximas décadas». No obstante, concluye que «de toda la comunidad autónoma es previsible que esta zona sea la que pueda capear con menos gravedad los trastornos inducidos por el cambio climático, por ser la más abundante en recursos hídricos derivados del clima actual lluvioso y nivoso».

García de Celis reflexiona que «se acercan cambios que nos van a afectar muy profundamente en la vida diaria, y eso está comenzando ya, lo vamos a vivir todos los que estamos aquí, no estamos hablando de ciencia-ficción ni de un futuro lejano». De hecho afirma que «muchos de esos cambios ya los podemos prever con bastante exactitud, se derivan de análisis científicos, no se basan en elucubraciones ni exageraciones, por lo que debemos comenzar ya mismo a prepararnos para esos cambios con el objeto de afrontarlos mejor, ser más resilientes», concluye.

El cambio climático reducirá un 10% la nieve en la Cordillera Cantábrica antes del año...
Comentarios