domingo 23.02.2020

La enfermedad del barreno obliga a cortar todos los chopos del Soto

El mal estado de los chopos obliga a acelerar su corta y a prohibir transitar por la zona ante posibles caídas de estos árboles.
El mal estado de los chopos obliga a acelerar su corta y a prohibir transitar por la zona ante posibles caídas de estos árboles.

El Ayuntamiento de Boñar ha iniciado la corta de todos los chopos del paraje de El Soto al estar podridos por dentro y porque corren el peligro de que se caigan con los temporales de viento. En el proyecto de mejora de este paraje estaba la eliminación de una parte de los chopos. «A medida que se iban cortando comprobábamos que estaban muy mal y que tenían un estado enfermizo bastante grave», afirmó el alcalde, Pepe Villa. Tras un estudio detallado el Ayuntamiento decidió talar toda la chopera. «Fue una decisión muy complicada de tomar ya que esta chopera es la imagen del Soto de los últimos cincuenta años», afirma Villa que asegura que varios árboles se han caído en una de las edificaciones del Campamento Puente Viejo dañando el tejado.

En un principio se pretendía cortas los árboles interiores y dejar los perimetrales para sombras pero se han comprobado que la totalidad de los chopos están podridos ya que cuentan con más de 60 años. Las primeras plantaciones en este paraje son del año 1957. «Es un riesgo dejar estos árboles aquí ya que se pueden caer y después de consultar con el maderista, forestales medio ambientales y miembros de la corporación se ha decidido córtalos todos», según Ceferino Gil teniente alcalde, quien precisó que tal y como están los árboles pueden duran a los máximo uno dos años pero «es mayor el riesgo de que se caigan ya que tienen la enfermedad del barreno». La zona alrededor de la corteza está bien pero en el centro de los árboles están podridos y en el momento en que falta el núcleo del árbol con el viento pueden caerse puntualizó el teniente alcalde.

Una vez que se eliminen todos los chopos se van a replantar varios tipos de árboles. Se va a realizar un estudio para ver la elección pero podrían ser olmos y fresnos al ser un tipo de árboles muy resistentes y alguna otra especie más. La idea es que se replante con una altura de dos a tres metros. Hasta que los nuevos árboles den sombras se colocarán en el Soto zonas artificiales de sombra y se dará más uso al paraje de árboles y sombríos situado detrás de la bolera. Además los árboles del chiringuito me mantienen ya que no están afectados por esta problemática.

Esta corta de la chopera tan emblemática de Boñar trae al recuerdo el 5 de enero de 2016 cuando se cayó el olmo centenario «El Negrillón» de Boñar que causó un malestar de los vecinos. La diferencia es que con esta corta tendrá que esperar unos años hasta que los nuevos cientos de árboles empiecen a dar de nuevo sombra en este emblemático paraje de El Soto.

La enfermedad del barreno obliga a cortar todos los chopos del Soto