jueves. 11.08.2022
Miel con sabor a arraigo

El éxito germinó en Brañuelas

Esteban García consigue encumbrar el fruto de sus colmenas después de dejar su oficio, vinculado a la minería, y regresar a su pueblo
                      La explotación Miel de Braña se ha instalado en una de las zonas rurales más desfavorecidas de León. DL
La explotación Miel de Braña se ha instalado en una de las zonas rurales más desfavorecidas de León. DL

Emprender es el concepto de moda para labrarse una vida laboral en el medio rural, una cuestión que tiene bien asimilada Esteban García, gerente de la explotación apícola Miel de Braña, que después de 18 años ligado como profesional en el sector de la maquinaria industrial y la minería, decidió embarcarse en este proyecto.

Son dos años de experiencia en el sector apícola profesional, con un núcleo de explotación ubicado en el entorno de la localidad de Brañuelas, una de las zonas más desfavorecidas demográficamente de la provincia.

García decidió volver a su pueblo en 2018 con la intención de comenzar con este proyecto a nivel profesional y darle continuidad a la pequeña explotación de su padre, apicultor desde principios de los años 70 y que instaló sus primeras colmenas con 22 años, una pasión que desarrolló durante más de 45 años.

«Las ganas de volver al pueblo, el crecimiento de este en los últimos años y el buen trabajo de las administraciones locales han posibilitado que los jóvenes vuelvan a sus orígenes con ganas de emprender y con proyectos e ideas que les permitan establecerse de nuevo en su pueblo, volviendo a sus raíces y luchando contra la despoblación del mundo rural», señala Esteban García.

Su proyecto Miel de Braña cuenta actualmente con alrededor de 300 colmenas y se encuentra en un proceso de desarrollo y expansión «sin límites marcados», pero teniendo en cuenta modelos como el francés o el argentino, «donde no se tiene tanto en cuenta el número de colmenas, sino aprovechar al máximo su capacidad productiva, siempre desde el punto de vista de generar una apicultura sostenible y respetuosa con el medio, las abejas y el producto final generado por estas».

A su juicio, «la apicultura ha cambiado mucho en los últimos años y en la actualidad requiere de una formación constante, puesto que la metodología y los manejos hacen que el apicultor actual deba poseer unos altos conocimientos técnicos para sacar una explotación adelante con éxito».

Actualmente Miel de Braña distribuye miel por toda la geografía española y cuenta con clientes en Italia, Alemania, Holanda y Reino unido, este último pendiente de la resolución de aranceles por causas del Brexit y que Miel de Braña espera recuperar de nuevo. La intención de este emprendedor es dar prioridad a la calidad de sus productos y cuenta con varias tipologías de mieles características de la zona: mieles de montaña, bosque, castaño, mielatos de roble y mieles de brezo. Brañuelas cuenta entre sus floraciones con algunos de los brezos que dan más calidad a la miel. Podemos encontrar desde Erica Australis, que es la primera floración de brezo primaveral, hasta la Calluna vulgaris de final de verano o principio de otoño, pasando por floraciones de otras ericas, como arborea, umbellata, cinerea o vagans.

Precisamente una de las mieles de brezo ha sido premiada en el concurso de mieles Mieladictos, uno de los más prestigiosos de nuestro país, . Este su primer año en este certamen tan exigente, en el cual consiguió 88 puntos y se quedó tan solo a 2 puntos de la primera posición, en una categoría donde el nivel es altísimo.

Esta miel fue seleccionada e para hacer una colaboración con el restaurante Andén 25, en Brañuelas y que cuenta con ella en sus instalaciones en edición especial con su nombre.

El éxito germinó en Brañuelas