lunes. 28.11.2022

El presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP), Guillermo Palomero se muestra conforme ante la solicitud del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) al Gobierno español junto a otras organizaciones conservacionistas para la puesta en marcha de protocolos para trasladar osos de la Cordillera Cantábrica al Pirineo.

Según explicó Palomero, esta iniciativa ya se había abordado hace tiempo con el objetivo de «reforzar las poblaciones oseras más débiles y que lo necesiten», recordando que los plantígrados jóvenes que pasan por dificultades, entre las que se encuentran estar heridos o huérfanos, son ayudados y una vez que se recuperan y tras el visto bueno de los veterinarios, «vuelven a su medio natural, tal y como pasó con una ejemplar en Asturias y luego fue llevado a Picos de Europa», matizó. Un hecho que coincide con lo defendido por FAPAS, quien explicaba que una osezna herida en el concejo asturiano de Santo Adriano fue liberada en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Para el presidente de la FOP, esta iniciativa no sólo se trata de utilizar los oseznos «en positivo» para mejorar y apoyar las zonas más débiles, sino también para mejorar la salud genética de los ejemplares y reconoce que la zona que se ha priorizado para tal fin es la Oriental Cantábrica. Sin embargo, afirma que los Pirineos no es un mal destino para los osos jóvenes, teniendo un total de 50 ejemplares «ya que en el área central de los Pirineos hay 45 y en la zona occidental Pirenaica un total de cinco», frente a los 350 osos que se encuentran en la parte cantábrica, «un número que va creciendo». Asimismo, recuerda que hace años la zona pirenaica tuvo que ser reforzada por ejemplares europeos y «no hubo problemas porque genéticamente son apropiados».

La FOP da su apoyo a la iniciativa de llevar a los osos a los Pirineos
Comentarios