viernes 3/12/21
Iñaki Reyero generte de la empresa de ecoturismo. DL

Iñaki Reyero, de Wild Watching Spain, considera que hay dos maneras de acometer el problema del lobo. Lo primero es que esta especie tiene que tener un coste cero para los ganaderos, y sería deseable que a corto y medio plazo se buscasen mecanismos para que aquellas explotaciones que críen ganado en territorios con lobos se beneficien de manera más eficiente de las ayudas agrarias e incluso de forma prioritaria. Y el segundo precepto es que el lobo ibérico debe gestionarse siempre desde un punto de vista estrictamente científico.

«No se valora su papel regulador de pequeños carnívoros, la disponibilidad de alimento que proporciona a las carroñeras o su papel en el control de enfermedades animales», asegura Reyero. Por eso cree que «el papel ecológico del lobo en el ecosistema debería ser el eje esencial sobre el que articular su gestión».

Es curioso que económicamente el conflicto del lobo suponga tan poco dinero, en un mundo de inversiones multimillonarias en otros campos. «Desde nuestro punto de vista la solución pasa obligatoriamente porque la PAC contemple partidas ambientales destinadas a compaginar la presencia de explotaciones ganaderas y grandes predadores».

«Gestionar el lobo necesita una visión científica»
Comentarios