lunes. 04.07.2022

La investigación atribuye el crimen de Cembranos a la otra prostituta

Hoy se cumple un año del suceso, sin esclarecer el grado de participación del otro acusado

La investigación de la causa abierta por la muerte de una joven prostituta paraguaya la noche del 17 de marzo de 2021, hace justo hoy un año, entiende que hay indicios suficientes como para considerar que la presunta autora material de la muerte fue la amiga con la que celebraba una fiesta, en la que también estuvo presente un varón de 54 años, miembro de una acaudalada familia de León, recluido en el Centro Penitenciario de Topas en Salamanca, al que se denegó la libertad por tercera vez esta semana.

La instrucción judicial trata de determinar el grado de implicación de cada uno de ellos. La Guardia Civil presentó un informe en el que significa su tesis: la persona que supuestamente acabó con la vida de la víctima fue la compañera sentimental del varón, que puede ser acusado como poco de omisión del deber del socorro.

La instrucción también trata de determinar si la joven pudo fallecer víctima de algún «ritual o juego de tipo sexual». Los investigadores constataron que el detenido había conocido recientemente a las dos jóvenes en uno de los locales de alterne donde trabajaban y había iniciado una relación con la víctima, mientras que Instrucción 2 trata de determinar el papel jugado por detenida.

Cuando fue detenida la joven se encontraba muy asustada y presentaba un notable cuadro de ansiedad. El cuerpo de la joven fue hallado sobre las 22.15 horas del 17 de marzo de 2021 en un chalé propiedad del detenido después de que el servicio de emergencias 112 Castilla y León recibiese una llamada desde la propia vivienda que solicitaba ayuda para una mujer que se encontraba en mal estado.

Serán determinantes de cara a las acusaciones formales los testimonios de un taxista, al que se pidió ayuda y el del centro de control de la central de alarmas de la vivienda, que pidió explicaciones sobre la extrañas circunstancias en las que se había conectado y desconectado el servicio.

La supuesta autora de los hechos denunció al otro acusado por amenazas y violencia de género, cuando ya ambos habían sido encarcelados. Entendió la magistrada instructora inicialmente en diciembre de 2021 que no concurrían los elementos de prueba suficientes como para atestiguar que, una vez ingresados ambos en prisión, se produjeran ataques machistas hacia la muchacha, para conminarla a que asumiera en solitario la autoría de la muerte de la otra joven.

La defensa del investigado presentó una nueva propuesta para la puesta en libertad del sospechoso, por entender que no se está respetando su presunción de inocencia. Por el momento, no ha prosperado.

La investigación atribuye el crimen de Cembranos a la otra prostituta
Comentarios