viernes 22/1/21

La Junta destina 100.595 euros a estudiar y proteger murciélagos

De las 26 especies que pueblan la comunidad once están catalogadas como vulnerables
Una especie de murciélago nueva que fue encontrada hace unos años en el valle de Valdeón. LARRY
Una especie de murciélago nueva que fue encontrada hace unos años en el valle de Valdeón. LARRY

Los quirópteros -más conocidos como murciélagos- son, a nivel mundial, uno de los grupos taxonómicos más abundantes y diversos dentro del orden de los mamíferos, tan sólo superados por los roedores. El éxito
evolutivo de este grupo reside de la capacidad de volar, característica que sólo es compartida con las aves, y que los ha llevado a tener representación en casi todo el mundo.

En la actualidad, los quirópteros están en declive a nivel mundial. Las poblaciones de Castilla y León también han sufrido un fuerte retroceso en las últimas décadas como consecuencia de su vulnerabilidad frente a las perturbaciones. 

Para la protección de este emblemático animal, se ha originado un significativo marco legal para protegerlos tanto a escala europea como nacional a través de la inclusión de distintas especies de quirópteros cavernícolas en la directiva relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (Directiva Hábitats). 

Por este motivo, según informa la Fundación Patrimonio Natural, la Junta de Castilla y León acaba de adjudicar dos trabajos para la mejora del conocimiento de las poblaciones de quirópteros en Castilla y León de forma que contribuya a conocer, evaluar y mantener o alcanzar un estado favorable de conservación para estas especies. Por una parte se destinarán 64.500 euros para el estudio de los murciélagos considerados cavernícolas, de los que hay ocho especies distintas en Castilla y León, siete de ellas declaradas en estado vulnerable dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas y en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

También se ha adjudicado, por 36.095 euros un estudio encaminado a saber más sobre los murciélagos forestales, de los que hay en la Comunidad 18 especies diferentes, cuatro de ellas también vulnerables.

Para el caso concreto de los quirópteros cavernícolas, los problemas de conservación de sus poblaciones se deben a diversos factores. En primer lugar a los parámetros demográficos por su baja natalidad, tan solo tienen una cría al año, como consecuencia de la gran longevidad que presentan.

Además, tienen  una gran dependencia de los refugios diurnos, limitando éstos la presencia y abundancia de estas especies, y presentan una escasa tolerancia a las molestias humanas.

Presentan un gregarismo muy elevado, existiendo colonias que tienen desde varias decenas a varios millares de individuos según cada especie.

Dentro del grupo de quirópteros se consideran forestales aquellas especies de murciélagos que dependen de los bosques para el desarrollo de su ciclo biológico o de una parte del ciclo (reproducción, caza o hibernación), escogiendo generalmente como refugios oquedades en los árboles. Sin embargo, esta clasificación no es exacta ya que muchas especies tienen hábitos mixtos empleando árboles para criar en épocas de actividad y refugiándose en cavidades subterráneas para hibernar.

La información existente sobre murciélagos forestales suele ser pobre debido a varias causas. Primero, a las dificultades de estudio debido a sus hábitos y comportamientos. Segundo, a las bajas densidades en comparación con las grandes extensiones forestales que constituyen su hábitat, y por último, a la dificultad de detectar sus refugios en las oquedades de los árboles.

Estos antecedentes ponen de manifiesto la importancia de poder evaluar y conservar las poblaciones de quirópteros presentes en la región. Para obtener datos de la situación de las especies dentro de la comunidad desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León se han licitado los correspondientes proyectos específicos que permitirán evaluar las tendencias poblacionales de las diferentes especies, así como cambios en sus rangos de distribución.

En la actualidad a nivel regional se cuenta con información escasa, dispersa y en ocasiones no contrastada sobre la fauna quiropterológica. Los estudios más amplios y recientes que existen en la actualidad sobre quirópteros en Castilla y León proceden de dos proyectos Life. Por un lado, el Programa Life/Naturaleza Actuaciones prioritarias para la Conservación de los Murciélagos en Castilla y León,  realizado en varias fases desde 1998 a 2001, y por otro el Proyecto Life+ 11 Nat/ES/699 Medwetrivers Programa de Gestión y Seguimiento de Zonas Húmedas y Riberas Mediterráneas en Natura 2000 desarrollado entre 2012 y 2018. Toda la información procedente de citas referenciadas a lo largo de los años, estudios específicos o de datos procedentes de la ejecución de proyectos Life serán el punto de partida para poder diseñar los futuros seguimientos regionales de quirópteros cavernícolas.

Falta de información

De manera complementaria a los anteriores seguimientos, y a la vista de la existencia de un déficit de información acerca de la distribución poblacional de seis especies de quirópteros forestales, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León considera de alto interés realizar un esfuerzo en la mejora del conocimiento de estas especies en sus áreas de distribución probables y conocidas. Los estudios de mejora del conocimiento abarcan la totalidad de la Comunidad de Castilla y León y las especies objeto son: Barbastela (Barbastella barbastellus), Murciélago ratonero bigotudo pequeño (Myotis alcathoe), Murciélago ratonero forestal (Myotis bechsteinii), Murciélago bigotudo (Myotis mystacinus), Nóctulo grande (Nyctalus lasiopterus) y Nóctulo mediano (Nyctalus noctula.

El proyecto de seguimiento y mejora del conocimiento de las poblaciones de quirópteros cavernícolas se desarrollará en las anualidades de 2020, 2021, 2022 y 2023 mientras que el proyecto en ejecución relativo al seguimiento y mejora de conocimiento de quirópteros forestales se realizará en las anualidades de 2020 y 2021.

La Junta destina 100.595 euros a estudiar y proteger murciélagos