lunes. 26.09.2022
Naturaleza

La Junta evalúa el estado de conservación de 20 especies de anfibios y 28 de reptiles

Un novedoso plan de motorización trata de controlar la abundante y desconocida herpetofauna que hay en la comunidad
La lagartija leonesa, a las puertas de la extinción. DL

Los anfibios y los reptiles son dos grupos de vertebrados terrestres denominados como «herpetofauna». Puesto que son dos grupos que desarrollan un papel fundamental en los ecosistemas desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de León se ha decido poner en marcha un novedoso proyecto de monotorización para conocer más detalles de las distintas especies que forman parte de este territorio.

Según la Fundación Patrimonio Natural, en Castilla y León se encuentran presentes un total de 22 especies de anfibios (8 urodelos y 14 anuros) y 31 de reptiles, en total 53 especies.

Estas cifras muestran la gran riqueza herpetológica que existe a nivel regional, sin embargo, es importante reseñar el continuo proceso de cambio de estos listados como consecuencia de los nuevos conocimientos sobre taxonomía, distribución y estado de conservación de las especies y subespecies.

La Junta fomentará un programa de monitorización periódico y sostenido para evaluar las tendencias poblacionales de las diferentes especies

En base a estos antecedentes y para obtener datos de la situación de las especies dentro de la comunidad desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León se va a acometer próximamente el establecimiento de un programa de monitorización periódico y sostenido en el tiempo, que permita evaluar las tendencias poblacionales de las diferentes especies, así como cambios en sus rangos de distribución.

El Plan de Monitorización del Estado de la Conservación de la Biodiversidad en Castilla y León establece la necesidad de evaluar el estado de conservación de 20 especies de anfibios y de 28 de reptiles del conjunto de 53 especies citadas en la región.

Del total de estas 48 especies que marca el Plan de Monitorización para efectuar seguimientos, 28 de ellas (15 anfibios y 13 reptiles) son de interés comunitario (incluidas en los anexos de la Directiva Hábitats).

Dentro de Castilla y León las citas no reflejan la abundancia de las diferentes especies,

Sobre estas 28 especies de interés comunitario se llevarán a cabo los seguimientos para evaluar el estado de conservación de sus poblaciones de forma prioritaria.

Por otro lado, es necesario recalcar la desigualdad geográfica de los estudios a nivel regional, existiendo zonas con bastante abundancia de datos tales como Salamanca, León, Burgos y Soria, frente a otras en las que hay una gran escasez de estos como son Palencia, Valladolid o Ávila.

En resumen, dentro de Castilla y León las citas no reflejan la abundancia de las diferentes especies, ni siquiera la distribución de las poblaciones, sino el número de investigadores y/o datos publicados o inéditos por eso son mucho más numerosos en determinadas provincias con respecto a otras.

Último proyecto Life

A nivel regional los estudios más recientes realizados sobre el grupo de anfibios han sido efectuados a través del Life MedWetRivers.

Estos seguimientos han ofrecido resultados de áreas de ocupación e índices de abundancia relativa de las diferentes especies en 12 ZEC Fluviales y Humedales Mediterráneos de Castilla y León sobre los que se realizaron muestreos en 40 cuadrículas y cuyos resultados se presentaron en un informe en 2015.

Así mismo, en 2018 se llevó a cabo un estudio concreto para el seguimiento de las poblaciones de Iberolacerta martinezricai en el Parque Natural de las Batuecas-Sierra de Francia (Salamanca) y dentro del grupo de reptiles se ha realizado un estudio entre los años 2006 y 2009 sobre la distribución y estado de conservación de los galápagos en Castilla y León.

La información respecto al área de distribución e índices de abundancia  es escasa

En cuanto al grado de cobertura regional alcanzado hasta la fecha por el programa Sare, es escaso y localizado en determinadas zonas donde participan voluntarios por lo que resulta necesario que puedan ser ampliados y mejorados para obtener una red de seguimiento representativa y continuada en el tiempo.

En términos generales la información respecto al área de distribución e índices de abundancia de las poblaciones de anfibios y reptiles a nivel regional es escasa e insuficiente para poder evaluar el estado de conservación de estas y tomar las medidas de conservación adecuadas al respecto.

La Junta evalúa el estado de conservación de 20 especies de anfibios y 28 de reptiles
Comentarios