jueves. 08.12.2022

Llevar la fibra óptica al medio rural es hasta 15 veces más caro que en la ciudad

La operadora Adamo señala que tender internet de alta velocidad en áreas apartadas es un desafío

Adamo denuncia que el coste de desplegar fibra óptica en zonas rurales puede llegar a ser entre 10 y 15 veces más caro que hacerlo en la ciudad. La operadora precisa que, en concreto, llevar Internet de alta velocidad a los pueblos, a las áreas apartadas o peor comunicadas se ha convertido en uno de los grandes desafíos en el ámbito de las comunicaciones.

«El entorno rural es mucho más complejo. Para hacerse una idea, baste el siguiente dato: solo en julio, Adamo estaba cableando 40.000 viviendas de 800 pueblos al mismo tiempo. Lo cual da una idea del grado de dispersión de las localidades y de las casas que las forman», señala Xavier Viladegut, cofundador de Adamo y también director de despliegue de la compañía durante unas jornadas.

Viladegut reconoce la importación de la colaboración público-privada. «Las ayudas son un tractor de inversiones, sin duda, si bien es verdad que los fondos propios que desembolsamos los operadores acaban superando, con mucho, lo que recibimos de la Administración para realizar el despliegue», indica.

Por último, el directivo recuerda que Adamo es el «adjudicatario de referencia» en esos concursos, tal y como quedó demostrado en las convocatorias de 2020, 2021 y 2022 (en este último caso, la resolución es provisional).

En total, más de 300 millones de euros de presupuesto público-privado para instalar Internet de alta velocidad en 950.000 hogares rurales de 24 provincias.

La conexión a internet es uno de los argumentos que se esgrimen como necesarios para conseguir fijar población en los pequeños núcleos urbanos, a fin de contar con una buena conexión que facilite el teletrabajo o mejore las condiciones y las alternativas en el campo.

Llevar la fibra óptica al medio rural es hasta 15 veces más caro que en la ciudad
Comentarios