jueves 26/5/22
Mesa redonda | Arraigo poblacional ligado a la agricultura y la ganadería

"No puede tener la misma legislación un municipio de los Oteros que Marbella"

■ Intervienen Javier Carrera, alcalde de la Bañeza; Juan José Alonso Perandones, alcalde de Astorga, Julio Fernández, alcalde de Pajares; y José Manuel Acebes, alcalde de Villarejo

■  "No se puede aplicar la misma legislación en un municipio de los Oteros que en Marbella"

 

Mesa redonda "Arraigo poblacional ligado a la agricultura y la ganadería". RAMIRO

Cuatro alcaldes, cuatro municipios, cuatro cabeceras de comarca en la mayoría de los casos, con una problemática común: sostener la población en torno a un sector primario que ha perdido fuelle y opciones de desarrollo a la vez que se veía relegado en la importancia económica y social. Hay signos de crecimiento, de recuperación  en torno a la agricultura y ganadería; de la agro industria, que vive y crece sobre ellos, como oportunidad para crear empleo, generar valor añadido y asentar población. El arraigo, eje de este debate que ha sido moderado por Carmen Tapia, coordinadora de Sociedad de Diario de León. "Para valorara el mundo rural hay que conocerlo, tener apego; no se puede amar nada que no se conoce", apunta Julio  Fernández, alcalde de Pajares de los Oteros, emblema en la actividad vitivinícola, cuna del Prieto Picudo, en un entorno que tiene casi todas las esperanzas puestas en la actividad relacionada con la uva y su variante industrial. 

Cuatro municipios leoneses apegados en origen y futuro al campo. La Bañeza, entre ríos y tierras fértiles, que fue un emporio en el siglo XIX por el efecto comercial del lino, luego del azúcar, y ahora con algunas firmas cárnicas que son los principales empleadores de la provincia. "Todo lo que se invierte en el campo tiene retorno hacia el territorio", alienta Javier Carrera, alcalde de una localidad que es punto de referencia de una comarca que vive comercial e industrialmente pegada al campo. "Lo que hace falta es tomar la ganadería y la industria como referente, como modelo de una industria, que es lo que realmente son, en el efecto de generar riqueza, modos de vida y asentar población; cada empleo directo que se genera por medio de este modo de manejo del sector primario relacionado con la transformación agroindustrial tiene repercusión en dos o tres empleos indirectos", asevera el alcalde bañezano, referente de un entorno en el que el 80% del tejido laboral y la actividad está relacionada con la agroindustria, el campo, la a ganadería y la agricultura.

Del mismo parecer es Juan José Alonso Perandones, alcalde Astorga, bimilenaria y balcón de cuatro comarcas que son entre sí un crisol tan variopinto como la tierra que albergan y de la que han vivido de forma secular las gentes del entorno. "Astorga fue un emporio en materia de molturación del cereal, de las harineras", evoca Alonso Perandones sobre aquel pasado  lustroso del cereal,  que ahora empieza a recuperarse levemente este segmento de la provincia de León que abarca el centro de servicios, ciudad, que Astorga administra entre la Sequeda, la Cepeda, la maragatería y la vega. "Hay una oportunidad con la ganadería extensiva, para las 120 explotaciones del entorno de Astorga, por su labor para sostener el paisaje, para asentar población", relata el alcalde, que recuerda la importancia de recuperar el espacio de los hortelanos, la huerta.

 En Villarejo de Órbigo, que era agrícola y ganadero antes del apeadero del tren que impulso a Veguellina, y sigue como bandera de la agricultura y ganadería después del tren, se tienen la vista puesta en la "modernización de 1255 hectáreas de terreno de regadío" que se impulsará con la reforma agraria en marcha que afecta a las presa de la tierra y al canal de Villares. "Es una forma de atraer población, modernizar y hacer atractivo el campo, y competitivo,. en una zona de regadío y que es fértil", indica José Manuel Acebes en torno a la presencia del futuro agrícola y ganadero en esta zona de León que despegó con la azucarera, con la harinera, y ahora tiene referentes en transformadores de productos hortícolas y envasadores de legumbres, otra referencia agroindustrial de sus vecinos bañezanos. 

Entre las fórmulas para devolver población al campo, los alcaldes coincidieron en la necesidad de poner en valor "el producto del campo". Lo que genera el campo, como elemento que pueda dinamizar y proyectar ese territorio. "Y uniformar criterios, y competencias", reclama Juan José Alonso Perandones. "Lo que no puede ser es que se exija para un municipio de los Oteros los mismos requerimientos que para marbella", reflexiona Juilio Fernández al hilo d ela oportunidad de atraer industria e incentivar la instalación de negocios. "Y poner en valor, y dar a conocer la labor y el resultado de esa labor", insiste Javier  Carrera.

"No puede tener la misma legislación un municipio de los Oteros que Marbella"
Comentarios