sábado. 04.02.2023

Texto

Se entiende por restauración fluvial el conjunto de acciones destinadas a restablecer y a recuperar la integridad ecológica de los ecosistemas fluviales, incluyendo, tanto la estructura, los procesos y las funciones, como los servicios ecosistémicos que prestan. Este proceso requiere la eliminación, reducción o mitigación de las presiones que los alteran y desvían de su estado natural. Dada la importancia de los ríos como elementos vertebradores y conectores del territorio y la especial relevancia de los hábitats y especies acuáticos y ribereños, y las consecuencias del cambio climático sobre éstos, destacan aquellas actuaciones de restauración cuyo objetivo es la conexión longitudinal y transversal de los ríos, así como las de tratamiento de la cubierta vegetal orientadas a disminuir la afección por plantas invasoras, mejorar los bosques de ribera, disminuir su fragmentación e impulsar la diversidad de las especies autóctonas.

La selección y diseño de los proyectos de restauración fluvial responde a los objetivos ambientales que se fijan en los Planes hidrológicos de cuenca y a los objetivos establecidos en los Planes de gestión del riesgo de inundación de cada demarcación hidrográfica y en colaboración con las autoridades de las comunidades autónomas, en especial en los ríos pertenecientes a la Red Natura 2000, y los ayuntamientos afectados y en su redacción se tienen en cuenta las directrices que establecen a tal efecto las Guías técnicas publicadas hasta ahora por este Ministerio.

En estos momentos, a través de fondos de la Dirección General del Agua, de las Confederación Hidrográficas o de la Unión Europea (Programa LIFE) se han ejecutado o están en ejecución más de 75 proyectos (septiembre 2022) en el conjunto de las demarcaciones hidrográficas intercomunitarias.

El objetivo, la adaptación al cambio climático
Comentarios