miércoles. 10.08.2022
Especies protegidas

La Junta retoma el proyecto de radiomarcaje de osos con la captura del segundo ejemplar

Tras la geolocalización en septiembre de una hembra en el Alto Sil se ha intervenido a un macho en la montaña palentina
Una vez anestesiado, se le coloca el geolicalizador y se le extraen muestras para la realización de un examen físico. JCYL
Una vez anestesiado, se le coloca el geolicalizador y se le extraen muestras para la realización de un examen físico. JCYL

Castilla y León ha retomado el radiomarcaje de osos en a Cordillera Cantábrica, un proyecto iniciado en septiembre del año pasado en el Alto Sil, con la captura del primer ejemplar, y que supone todo un hito a nivel europe en cuanto a la obtención de información sobre esta emblemática especie.

Tras varias semanas de trabajo, equipos especializados de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta, formado por técnicos de la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal, veterinarios de la red de centros de fauna de la Junta, agentes medioambientales, celadores de medio ambiente y miembros de la Patrulla Oso de la Montaña Palentina de la Fundación Patrimonio Natural de la Junta, realizaron durante el pasado fin de semana la primera captura y radiomarcaje de un oso pardo en el parque natural de la Montaña Palentina, mediante la instalación de un collar GPS para su seguimiento por geolocalización.

sta intervención se enmarca en el Plan de Captura y Radiomarcaje de oso pardo en Castilla y León que desarrolla la Junta con la colaboración del Grupo de investigación del oso pardo cantábrico del Instituto Mixto en Investigación en Biodiversidad (IMIB, CSIC/Universidad de Oviedo/Principado de Asturias), a través del proyecto Brown bear telemetry in the Cantabrian Mountains aprobado por el Ministerio de Ciencia e Innovación en junio de 2021, y del Gobierno de Cantabria.

La captura del macho adulto fue realizada mediante el sistema de remolque trampa (tipo culvert), utilizado en capturas dirigidas sobre un ejemplar o ejemplares concretos previamente identificados y localizados (por ejemplo, osos habituados a un determinado recurso trófico como comederos de pienso, contenedores, asentamiento apícola, huertos, frutales…). Sobre este tipo de sistema de captura, la Junta ha desarrollado un doble sistema de seguridad y activación remota que permite en todo momento visualizar la trampa en tiempo real y seleccionar en qué momento se procede a la activación de la misma, evitando así atrapamientos o lesiones sobre en segundo ejemplar, principalmente osas con crías, que pudieran acceder a la trampa.

Primera fase
Durante los próximos cuatro años se pretende radiomarcar entre 20 y 30 ejemplares

La anestesia del ejemplar capturado, un gran oso macho de unos 200 kilos de peso, trascurrió sin complicaciones y fue monitorizada por el equipo veterinario de la Junta. Se realizó un examen físico completo, un análisis hematológico y bioquímico, y se recogieron muestras biológicas y datos biométricos para futuros estudios sobre la especie.

El programa de captura y radiomarcaje de oso pardo que desarrolla la Junta de Castilla y León —con la colaboración del Instituto Mixto en Investigación en Biodiversidad en el marco del proyecto A step formard the conservation of threatened species in Spain: Brown bear telemetry in the Cantabrian Mountains y del Gobierno de Cantabria— persigue capturar y radiomarcar en una primera fase durante los próximos cuatro años entre 20 y 30 ejemplares, habiéndose conseguido radiomarcar hasta la fecha dos ejemplares en menos de un año desde que se puso en marcha el programa de capturas.

La ejecución de este programa de radiomarcaje, mediante la integración de equipos multidisciplinares y expertos pertenecientes a grupos de investigación y a las administraciones de las comunidades autónomas, supone una herramienta clave para la mejora del conocimiento sobre la especie, y para hacer frente a los nuevos retos que supone su evolución favorable.

                      El oso, recuperándose tras la intervención. JCYL
El oso, recuperándose tras la intervención. JCYL

En concreto, el Plan de captura y radiomarcaje de oso pardo en Castilla y León define como objetivos los siguientes: favorecer la coexistencia entre osos y humanos en el paisaje humanizado de la Cordillera, para facilitar la conservación y expansión de la especie; el aumento del conocimiento sobre el uso del hábitat y los movimientos de los diferentes tipos de osos (adultos, subadultos, machos hembras) a lo largo de los diferentes períodos principales de su ciclo vital, que se traducirá en una mejora en los criterios de gestión del hábitat; la reducción de conflictos entre osos y hombres, mediante la mejora del conocimiento en las características de los desplazamientos y ritmos de actividad de los ‘osos conflictivos’, es decir de aquellos individuos que más frecuentemente producen daños a propiedades humanas, así como de osos problemáticos, cuyo comportamiento pudiera ser perjudicial para las políticas de conservación de la especie; y la individualización de las principales causas de mortalidad para su reducción.

Gracias a la aplicación del plan de capturas, durante los últimos 9 meses se ha podido realizar una monitorización diaria de la osa radiomarcada en León, habiendo permitido adoptar medidas específicas por los equipos de la Junta para evitar su aproximación a los recursos tróficos de los entornos urbanos, evitando así su habitación y permitiendo a su vez avanzar en la reducción de conflictos entre osos y hombres.

Con esta nueva captura, y de su seguimiento por GPS durante los próximos 12 meses, se espera avanzar igualmente en la mejora del conocimiento sobre el uso del hábitat a lo largo de los diferentes periodos de su ciclo vital.

La Junta retoma el proyecto de radiomarcaje de osos con la captura del segundo ejemplar