jueves 14.11.2019
Astorga

El PAL-UL exige medidas contra un edil para mantener su apoyo al PSOE

Peyuca González acusa a Julio Ramos de torpedear la labor de su grupo político.
El PAL-UL exige medidas contra un edil para mantener su apoyo al PSOE

No se ha andado con medias tintas. El portavoz del grupo de concejales del PAL-UL en el Ayuntamiento de Astorga, Pablo Peyuca González, remitió una carta el pasado viernes a la alcaldesa, Victorina Alonso, en la que supedita el apoyo de la formación leonesista al equipo de gobierno a que la regidora adopte «las medidas necesarias y oportunas para reconducir la actitud» del concejal de Hacienda, Julio Ramos, hacia el PAL.

González supedita el apoyo de su grupo al equipo de gobierno socialista al tirón de orejas que recibirá el edil, algo de lo que se muestra convencido en su misiva. El líder del PAL muestra la misma seguridad cuando, al principio de su escrito, recuerda que, un año después de las elecciones, «está fuera de toda duda el espíritu de colaboración, de diálogo, de trabajo conjunto por nuestra ciudad» cuyo ejemplo más claro es «la continuidad hasta hoy del gobierno municipal del PSOE que, sin nuestro compromiso de trabajo por Astorga, no hubiera sido posible», afirma Peyuca en la carta, con sello de entrada en el Registro General del Ayuntamiento.

Sin embargo, según González, esta colaboración se ha encontrado con el concejal socialista Ramos, al que acusa de haber intentado «en reiteradas ocasiones retrasar y entorpecer el buen trabajo que nuestro grupo» y, lo que ya parece el colmo, «decirle a este portavoz lo que puede y no puede hacer en el Ayuntamiento».

Los calificativos

Pero el auténtico chorreo le cae a Ramos cuando el portavoz leonesista señala una serie de carencias que pueden darse en los políticos que, según observa, se dan «en una misma persona, el señor Julio Ramos que, para más desgracia, es uno de los miembros ‘destacados’ de su propio equipo de gobierno y, al menos formalmente, desempeña (es un decir) una cartera tan importante como es la de Hacienda y alguna otra más». Y añade que se trata de «uno de los peores concejales que ha pisado jamás el Ayuntamiento de Astorga, pues aún desconoce el funcionamiento interno de la Institución, así como las funciones que el Pleno Corporativo tiene atribuidas».

González asegura que las intervenciones de Ramos ante el Pleno han sido poco significativas y que cuando ha tomado la palabra «ha sido para realizar meteduras de pata que han tenido que ser subsanadas rápidamente por sus compañeros ante el regocijo general». Además critica las horas que pasa en el Ayuntamiento «deambulando como alma en pena». Cuando «lo importante no es la cantidad (estar allí muchas horas), sino la calidad; es decir, estar las necesarias, ser útil y ser efectivo en pro del ciudadano que le paga el sueldo». Pablo Peyuca González se encargó ayer de que esta carta llegara a los medios de comunicación.

El PAL-UL exige medidas contra un edil para mantener su apoyo al PSOE