lunes 23/5/22
Susana Vergara y Mónica Panera
Susana Vergara y Mónica Panera durante la mesa redonda que tuvo lugar hoy en el Congreso de Agroalimentación. RAMIRO

Mónica Panera, presidenta de Fademur León, ha hablado hoy en la jornada de clausura, sobre el papel de la mujer en el campo. Para ella, además del sexo, no hay diferencia entre agricultores o agricultoras, “hay mujeres que son muy capaces, y hay hombres, que a pesar de serlo, no lo son tanto”, explicó Panera. Lo que para ella está claro, es que “los límites se los pone uno, lo que hay que ponerse son unos objetivos e ir a por ellos”. Como mujer trabajadora en el campo afirma que “donde no llega la fuerza llega la maña”, por lo que no ve demasiados problemas en ese sentido. Lo que sí afirma es que todavía hay muchos estereotipos, aunque “ya poca gente se sorprende por ver a una mujer en un tractor”.

El mayor problema que observa es la conciliación familiar y laboral, porque “las mujeres siempre somos las que miramos alrededor”. Para Panera esta claro que las mujeres tenemos muy complicado compatibilidad nuestro trabajo con la crianza de nuestros hijos, por lo que “siempre tenemos que tirar de ayuda externa, como los abuelos, y más tarde, cuando nuestros hijos ya no nos necesitan, pues tenemos que cuidar a nuestros mayores”. En este sentido, destaca que en las cabecearas de las comarcas hay más servicios pero en los pueblos pequeños “es más complicado”. Por eso desde Fademur tratan de impulsar servicios enfocados a los más mayores, como centros de día, o comida a domicilio, como alivio para las mujeres del campo. 

A falta de servicios, esta agricultura y ganadera afirma que en muchas ocasiones se haya tenido que llevar a sus hijos al trabajo. “Es algo que en el fondo es positivo, porque así puedes pasar más tiempo con ellos, valoran y conocen tu trabajo y son conscientes de las dificultades a las que nos enfrentamos”.

Panera puso en valor el triunfo que ha supuesto para las mujeres conseguir la figura de la titularidad compartida, ya que “muchas mujeres que trabajan en sus explotaciones con sus parejas eran invisibles para la sociedad, y no tenían ningún tipo de remuneración ni respaldo en el caso de tener que coger una baja o jubilarse”, apunta.

La responsable de Fademur destacó la importancia de las reuniones de mujeres, que por culpa de la pandemia no han vuelto a celebrar, ya que es un punto de encuentro en el que las ganaderas y agricultoras intercambian sus vivencias, sus preocupaciones, y donde pasan un rato agradable, ya que “a veces, en el campo, sentimos un poco de soledad”. Lo que está claro es que para ser ganadera o agricultura hay que “querer mucho la profesión”, ya que pude ser muy dura, no hay horarios, trabajas todos los días del año, por lo que hay que ser “muy constantes y ordenadas y tener siempre un plan B para todo, porque siempre se presentan dificultades”.

Panera mostró su preocupación por los temas agrarios de actualidad, como la amenaza del lobo, la falta de acuerdo del Plan Hidrológico para apoyar unos regadíos que “nos ha costado mucho sacar adelante”, o la proliferación de los proyectos solares o fotovoltaicos en las tierras agrarias, “como sí no valieran para nada más”.

Respecto a la nueva PAC, considera que en España no tenemos las mismas condiciones que el resto de Europa. “No podemos depender de otros países cuando podemos producir todo lo que consumimos, ¿qué va a ser mejor lo que que viene de fuera que lo que cultivadnos aquí?, no lo creo…”, aseguró. Además, afirma que “no tiene sentido que limiten nuestros cultivos de maíz, cuando es nuestro cultivo estrella, el que más beneficios nos aporta, ¿porqué nos tienen que decir lo que tenemos que sembrar?”.

Del nuevo consejero espera que lo hagan lo mejor posible y cumpla todas las promesas electorales. “Son muy optimista y confío en ellos, me gustan los cambios, y lo veo como algo positivo”. Panera sí pidió que escuche a las personas que viven en el campo, y que con esas conversaciones saquen sus conclusiones y los lleven en sus negociaciones.

A la sociedad pide que apuesten por sus productos sin miedo como consumidores, sobre todo por los de León, ya que “cumplen con unos estándares de calidad muy altos”.
Panera concluyó que “somos nosotros y nosotras los que más defendemos el medio ambiente porque amamos la naturaleza, porque además hombres y mujeres somos unos auténticos profesionales”.

Panera: “La titularidad compartida ha sido un gran triunfo para dar visibilidad a la...
Comentarios