jueves 27.02.2020

La provincia, a la cabeza en Castilla y León por fallecidos en incendios

La provincia de León, junto con la de Salamanca, presentó el pasado 2018 la mayor siniestralidad por incendios en la Comunidad, con dos fallecidos en ambos casos. Un bajo número de víctimas pese a que a lo largo del año pasado la provincia leonesa registró un total de 622 incendios. Los principales causantes de los incendios en viviendas fueron los aparatos productores de calor, por delante del mal uso de aparatos eléctricos, en especial los enchufes y regletas. Asimismo, el número de fallecidos creció en casos de fumadores que se quedan dormidos en el sofá o la cama y provocan un incendio, según recoge el informe de la Fundación Mapfre.

Dicho informe señala que los lugares más afectados por el número de muertes son los municipios con menos de 5.000 habitantes porque la mayoría de ellos carecen de servicio propio de bomberos. Ante la imposibilidad material y económica de dotar a cada pueblo de un parque de bomberos, desde la Fundación Mapfre creen que debe apostarse por la formación y la información a los ciudadanos desde las administraciones públicas; puesto que hay mucho casos en los que servicios de bomberos de capitales de provincia, como es el caso de los Bomberos del Ayuntamiento de León, que tienen que atender las urgencias en localidades que suponen desplazamientos de hasta hora y media.

La provincia, a la cabeza en Castilla y León por fallecidos en incendios