viernes 27/5/22
camposagrado

Ruego desde el corazón

Más de 1.500 personas acompañaron a la Virgen durante el recorrido procesional y compartieron los panes bendecidos durante la rogativa.
Momento en el que la Virgen abandona el templo flanqueada por sus fieles y devotos.

Cerca de 1.500 personas participaron ayer en la rogativa de Nuestra Señora de Camposagrado que todos los años se celebra por estas fechas en torno al santuario. Antes de que diera comienzo el santo rosario, los feligreses se iban agolpando en el interior del templo para rezar sus oraciones, arrodillados al pie del altar del interior del santuario, donde además los más dovotos encendian los velones que alumbran a la Virgen. Posteriormente la imágen de la Virgen de Camposagrado fue sacada en procesión por los alrededores del templo, en la que no faltaron los cánticos e himnos que los cientos de personas que allí se entonaban con fervor y devoción. Durante el trayecto estuvo presente, y además portando el farol que presidía la procesión, el vicepresidente primero de la Diputación Marcos Martínez Barazón, quien resaltó que «este día de rogativa hacia la Virgen de Camposagrado tambien reúne no sólo a las gentes de la montaña, sino tambien a las ribereñas del Luna, Orbigo y Bernesga, que sienten y viven a Camposagrado como el hondón de sus tradiciones, el arroyo limpio de sus gestas y el camino milenario de su marcha por la historia», dijo Martínez.

Una vez en el interior del santuario la eucaristía concelebrada por nueve sacerdotes, y presidida por el párroco Anibal García, actualmente responsable de catorce parroquias del municipio de Torío. Al finalizar el acto litúrgico, tuvo lugar la bendición de los panes que se repartieron entre los asistentes devotos a la rogativa. Los alrededores del santuario se encontraban llenos de puestos de frutos secos como avellanas nueces y cacahuetes así como de juguetes tradicionales para los niños y algún bar. La Aachicofradía de Camposagrado, cuyos estatutos se remontan al año 1551, es la encargada de mantener el culto a la Virgen de Camposagrado y de organizar las dos romerías que se celebran en el transcurso del verano, una el segundo domingo de junio que sirve como el punto neurálgico de la provincia durante ese jornada festiva, y la otra que es el 8 de septiembre, unas celebraciones que se encuentran arraigadas entre las mas populares de la provincia. Los devotos y romeros que se desplazaron ayer hasta Camposagrado también aprovecharon las campas que bordean el santuario para celebrar una comida campestre, entre los cuales se incluyó el Triduo Mariano que tanta aceptación tiene entre los feligreses de la zona.

Ruego desde el corazón