lunes 1/3/21
En la reserva de la biosfera

Sabidurías de plantas inmensas de vida

El joven roblano Miguel Ángel Blanco ha puesto en marcha un proyecto para recopilar la flora y sus usos tradicionales en los valles de Omaña y Luna apoyándose en el saber de sus paisanajes
plantas
Miguel Ángel Blanco entrevista a una de las vecinas. JESÚS F. SALVADORES

Hay sabidurías que no se pueden dejar pasar por alto. Unas sabidurías de las que está lleno el mundo rural y, especialmente, sus lugareños más longevos que se conocen hasta el más mínimo detalle de las historias y entresijos que atesoran sus pueblos. Un saber que ha ido pasando de generación en generación y que ha conseguido hasta el momento mantenerse vivo, pero la gran pérdida de población rural y prácticamente el total abandono de las tradiciones hace que esa valiosa sapiencia esté al borde de la desaparición.

En el empeño de evitar dejar caer en el olvido ese inigualable conocimiento del territorio se encuentra Miguel Ángel Blanco Rodríguez. Un joven roblano que está a punto de finalizar sus estudios de ingeniería forestal y que, a raíz de su afición por las plantas y por la tradición oral leonesa, ha puesto en marcha un proyecto para tratar de recopilar toda la información posible sobre las plantas y sus usos tradicionales dentro de la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna nutriéndose del saber de sus paisanajes.

«Trabajo en un puesto de vigilancia de montaña en Omaña y era un idea que siempre tenía en mente. Tengo un gran apego a esta zona y una gran curiosidad de conocer la enorme diversidad de plantas que hay en los valles», explica Miguel Ángel. Un proyecto —que inició a finales del pasado mes de julio— para el que asegura que «es fundamental recoger el saber popular de las plantas que había en estos pueblos y que se está perdiendo».

No obstante, asevera que es un estudio «inabarcable» para llevarlo a cabo él sólo. Para ello, cuenta con la colaboración de la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna y con el asesoramiento del Consejo Científico de la misma, en la persona de Estrella Alfaro, especialista en botánica y responsable del Herbario de la Universidad de León.

En cuanto su metodología para realizar el proyecto titulado ‘Etnobotánica en la Reserva de la Biosfera de Omaña y Luna’, Miguel Ángel detalla que «en el tiempo que no estoy trabajando me suelo pasar por los pueblos para hablar con las personas mayores que son los que realmente tienen ese saber sobre las plantas porque son los que han vivido aquí toda su vida». «Les hago una entrevista de una hora y paseo por el monte con ellos para ver cómo son las plantas, cómo las usaban (para comer, para el ganado, para usos medicinales, aromáticos, ornamentales...), en qué época del año las recogían, etc.».

Por el momento, ha comenzado su investigación por el municipio de Riello y ha pasado por ocho de sus treinta y nueve pueblos (Campo la Lomba, Folloso, Santibáñez de la Lomba, Manzaneda de Omaña, Rosales, Santibáñez de Arienza, Trascastro de Luna y Socil) en los que ha recogido un centenar de plantas diferentes, «de las cuáles 134 tienen nombres diferentes según el pueblo y 194 usos distintos», apunta.

El objetivo de Miguel Ángel es llegar a recorrer los 86 núcleos de población que aglutina la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna recabando toda la información posible. Algo que espera poder tener finalizado el año que viene para publicar un libro con todas las plantas, ya que afirma que «algunas de las que me hablan son inéditas y es un saber que esta ahí, pero que está oculto porque no está en ningún libro». A largo plazo, con mucho camino aún por recorrer, tiene la ilusión de realizar con la Universidad de León un herbario con todas las plantas «para que cuando desaparezca se sepa dónde encontrarla».

Sabidurías de plantas inmensas de vida
Comentarios