martes. 29.11.2022
PROYECTO PIONERO EN EL ESTUDIO DE LA ESPECIE

Valsemana es centro de referencia europeo en la gestión del corzo

La dehesa, de 857 hectáreas, acoge en la actualidad cerca de 200 ejemplares destinados a la repoblación y al estudio de la especie.
Los corzos viven en semilibertad y son repartidos en 16 cercados dependiendo de su edad y del objeto del estudio que se realice en cada momento. RAMIRO

Los cuarenta años de trabajo de campo y de investigación llevados a cabo en el Centro Cinegético de Valsemana comienzan ahora a dar sus frutos. Ubicado en una dehesa de 857 hectáreas en La Ercina, en plena reserva de caza de Riaño, este recóndito paraje, gestionado por la Junta de Castilla y León, se ha convertido en un centro de referencia a nivel europeo en el estudio, gestión y conservación del corzo.

En la actualidad, la dehesa acoge a más de doscientos ejemplares en semilibertad, cuyo destino es repoblar las reservas de caza tanto de la comunidad como de cotos y fincas públicas o privadas de todo el territorio nacional, y también de otros países como Portugal, donde se requiera la presencia de esta especie.

Su vocación como centro pionero en cuestiones de fauna autóctona se inició a principios de la década de los ochenta, como consecuencia de las capturas de corzos que se hacían en 1978 en las reservas de caza de León para repoblar la Reserva Regional de Caza de las Batuecas, en Salamanca. De aquellas primeras transacciones de ejemplares surgió la necesidad de construir un cercado en Valsemana para la cría de esta especie en semilibertad con el fin de llevar a cabo repoblaciones con una cierta regularidad. De ese primer cercado, de unas 30 hectáreas, hoy ya se cuentan 16 que suman las 857 hectáreas dedicadas a la cría de esta especie para sacar al medio natural a los mejores ejemplares, libres de enfermedades, con el fin de hacer sostenible la actividad cinegética de las reservas, principal recurso económico de los municipios sobre los que se asientan.

Los ejemplares son donados a las reservas o vendidos, depende de la operación, a través de subastas públicas. Cada año salen de la reserva una media de setenta ejemplares, cuyo precio puede alcanzar los mil euros.

La casa museo es una antigua granja del XVII restaurada con fondos Miner. RAMIRO.

Pero aparte de esta actividad de cría, con la que se logran ejemplares de una muy alta calidad destinados a la repoblación, en 2002 se inició un ambicioso trabajo de investigación con el que se empezaron a estudiar, casi de forma inédita hasta el momento, muchos aspectos de la biología y comportamiento del corzo. A pesar de que es una especie con el área de distribución más amplia de España, existen muy pocas observaciones científicas. Los pocos estudios que existen proceden de Centroeuropa, y se ha comprado que no son aplicables a la población española.

La distribución de los 16 cercados de Valsemana se hace en función de los estudios que se hacen en cada uno de ellos.

Las propias capturas en el centro, junto al fototrampeo y las observaciones directas permiten a los trabajadores, un capataz y dos peones, obtener una valiosísima información, que se recopila a modo de centro de interpretación y con multitud de trofeos distribuidos por sexo y edad, en la rehabilitada granja del siglo XVII que preside la entrada de la dehesa. El viejo caserón de la dehesa, cuya fachada pertenecía al monasterio de Hontoria, también llamado de Fontoria (siglo XVII), fue una granja del monasterio de Villaverde de Sandoval, tal y como se puede apreciar en el escudo de la fachada, aunque con la desamortización de Mendizábal pasó a manos particulares, hasta que en 1961 fue adquirida por Patrimonio Forestal del Estado que en 1984 se lo traspasó a la Junta de Castilla y León, que llevó a cabo un ambicioso proyecto de restauración y puesta en valor con partidas de los fondos Miner.

Hay cuernas recogidas de todas las edades. RAMIRO.

En el interior del edificio, también se recogen otras muchas especies disecadas características de la fauna leonesa, objetos antiguos de los guardas forestales de la reservas de la provincia, y distintas salas con paneles informativos que resumen todo el trabajo de investigación realizado entorno al corzo en los últimos años y que han permitido conocer datos inéditos de la especie, como sus principales enfermedades, su comportamiento, evolución de sus cuernas, morfología, etc.

Todo indica que Valsemana se prepara para acoger el nuevo centro de cría en cautividad del urogallo cantábrico, un ambicioso proyecto impulsado por el Gobierno central, en colaboración con la Junta de Castilla y León, que cuenta con un millón de euros de presupuesto.

Se trata de una buena oportunidad para relanzar estas instalaciones que ya en los años ochenta albergaron un proyecto similar para la cría de la perdiz pardilla, y también de perros mastín, que se repartían a los ganaderos ubicados en las zonas loberas de la comunidad con excelentes resultados.

La casa museo acoge multitud de ejemplares disecados. RAMIRO.

Valsemana es centro de referencia europeo en la gestión del corzo
Comentarios