martes 17/5/22

Un Voto que refleja cada año el orgullo de todo un pueblo

Los vecinos devuelven a la Virgen del Arrabal a su iglesia con cantos y danzas en una procesión multitudinaria marcada por una gran devoción
                      La imagen de la Virgen portada por la corporación. MEDINA
La imagen de la Virgen portada por la corporación. MEDINA

Cuenta algún antropólogo y estudioso que los votos de villa eran la forma en la que siglos atrás el pueblo mostraba su poder ante la iglesia. Hipótesis que a los ojos de hoy puede parecer paradójica, pero que contextualizándola no lo es tanto.

Explican que, generalmente, rendían devoción a un santo o virgen que se encontraba en una ermita o iglesia ‘menor’ que los vecinos, el pueblo, controlaban todo, llevaban sus cuentas...; no en la parroquia que era gestionada por la autoridad eclesiástica. Y para demostrar su poder utilizaban las armas que tenían a su alcance. Hacían una fiesta por todo lo alto para decirle a la iglesia ‘aquí estamos nosotros’, obligando al párroco a oficiar los actos religiosos que, claro, no se podía negar. Después surgieron leyendas que justifican la celebración. Nació el mito.

Tanto es así, argumentan los defensores de esta teoría, que aún hoy sigue quedando ese poso que hace que los vecinos sigan considerando esta fiesta como la más propia e íntima de cuantas celebran a lo largo del año.

La mayor parte de estos elementos se dan el Voto de Laguna de Negrillos. El pueblo venera a la Virgen del Arrabal, que no está en la parroquia, sino en una iglesia originalmente extramuros. Y, claro, hay leyenda. Una imagen que aparece mientras unos obreros realizaban una obras más allá de la muralla. Ayer tuvo lugar el acto central con una procesión multitudinaria para devolver la imagen a la Virgen a su templo acompañada por los danzantes.

Un Voto que refleja cada año el orgullo de todo un pueblo
Comentarios