lunes. 04.07.2022

«Las andas serán un elemento patrimonial del Bierzo que debe trascender en el tiempo»

Manuel Silva | Un ingeniero sevillano casado con una ponferradina ha diseñado el nuevo trono en el que procesionará la Virgen de la Encina. Un proyecto que ha sido ideado en plata, con todo tipo de simbologías con elementos tanto religiosos com

|||| El sevillano Manuel Silva Suárez es Catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad de Zaragoza. Académico numerario de la Real Academia de Ingeniería de España, es autor o coautor de más de dos centenares de publicaciones y es doctor Honoris Causa por la Universidad de Reims. Su currículum profesional llenaría bastantes folios, pero habría incluso que añadirle otros muchos datos de sus dos pasiones, la fotografía y la Semana Santa. Casado con la ponferradina Regina Ramón, ha colaborado intensamente en los últimos años con la Basílica de la Encina y con la Hermandad de Jesús Nazareno. Como gran conocedor de la Semana Santa española y del mundo de la religiosidad popular y su iconografía, está dirigiendo el proyecto de las nuevas andas y el trono en el que procesionará la Virgen de la Encina.

El coste es de 130.000 euros, sufragados por la Asociación de la Virgen de la Encina y a través de donativos, y el proyecto completa el triple legado del Centenario. Una obra social, en forma del primer comedor benéfico de la ciudad, otra religiosa, financiar los primeros misales en lengua bashi para Congo, y otra artística, estas andas.

-”¿Cómo explicaría a los ponferradinos qué se ha buscado con el diseño de estas andas?

-”Valga apuntar de entrada que es un diseño singular. Por un lado, refleja las principales tradiciones piadosas en torno a la Virgen de la Encina y, por otro, la fundación de la ciudad y el patronazgo de la «Morenica» en El Bierzo, aspecto en el que juega un claro papel de cohesión territorial. En suma, el diseño está profundamente enraizado en la devoción, cultura y sociedad berciana, en una envoltura que estilísticamente sigue cánones de un barroco contenido, como se reflejan en su basílica.

-”¿Por qué son diferentes respecto a lo que se ha visto hasta ahora en la ciudad?

-”Porque como los muros pétreos de los templos románicos o los vítreos de los góticos, las andas relatan, mediante escenas corpóreas y cartelas, las dimensiones devocionales y culturales antes mencionadas, todo con diversos niveles simbólicos.

-”¿Qué símbolos incluye?

-”El programa es algo complejo. La delantera está presidida por una escena corpórea en la que se representa la aparición de la Virgen. Compositivamente deudora de la Anunciación, el arcángel San Gabriel le muestra a un Gran Maestre de la Orden del Temple una encina timbrada por una réplica a escala de la corona que se le regaló con motivo de la coronación canónica en 1908. Formalmente el conjunto se adscribe a cánones heráldicos, con figuras tenantes. En otro nivel, en una cartela, va la cruz de Peñalba, primer símbolo religioso y civil de El Bierzo. En la trasera, un mapa mudo del territorio abarcado por el Consejo Comarcal va rodeado por una orla vegetal «a la Della Robbia», pero provista de los frutos del vergel berciano (castañas, pimientos, uvas, manzanas-¦), portando también el símbolo de la minería. Va rematada con análoga réplica a escala de la corona obsequiada en 1908. El mapa, que va «iluminado» con 19 aguamarinas ubicadas donde otras tantas advocaciones, es representación de la marianidad de la comarca y del patronazgo de la Virgen de la Encina. En los laterales van tríos de cartelas en dos niveles. Uno está dedicado a la traída de la imagen desde Jerusalén por santo Toribio y a los palmeros, los peregrinos a Tierra Santa. El otro se dedica a la fundación de la Pons ferrata (el puente como símbolo parlante de la ciudad), con el obispo Osmundo, y a la Encina como punto esencial en el Camino de Santiago. Entre otras cosas, las cinco cartelas de la peana nos hablan del templo, basílica mariana, y de María como puerta a la salvación. En las esquinas delanteras dos esculturas de templarios que «pisan» plazas ponferradinas, uno monje y otro soldado, ofrecen las flores de las jarras, mientras que en las traseras son dos ángeles mancebos los oferentes. Es la primera vez que los templarios forman parte de unas andas, pero «Ponferrada es ciudad templaria».

-”¿Es un proyecto para un «centenario», con afán de que sea una obra de arte que quede como herencia para generaciones futuras?

-”Sin lugar a dudas. Como ocurre en muy diversos lugares, las andas serán un elemento patrimonial de Ponferrada y El Bierzo que debe trascender en el tiempo.

-”¿Por qué se seleccionó a la sevillana Orfebrería Villarreal?

-”Se organizó una amplia búsqueda a nivel nacional y se estudiaron o contactaron orfebres de Ciudad Real, Córdoba, León, Madrid, Málaga, Sevilla, Valladolid y Zaragoza. El taller elegido ha demostrado una magnífica capacidad técnica, una altísima calidad en lo producido desde su fundación en 1954 y una elevada flexibilidad y adaptabilidad al diseño propuesto. Condición sine qua non, aceptó la definición de un plan de ejecución controlable y un coste muy razonable para la entidad de la obra. En suma, un acierto. En la tarea de selección y seguimiento hemos de reconocer que se ha disfrutado de la ayuda de personas muy introducidas en la artesanía religiosa, en diversas ciudades españolas.

-”¿En qué fase está la obra?

-”Realizadas en octubre las esculturas en barro, se abordaron las tareas de entallado, fundición a la cera y a la arena, y repujado-cincelado. Ahora es tiempo de lampisteros y montaje final. En principio, la realización concluye a mediados de este mes, lo que supone su ejecución en un tiempo record.

-”¿Qué diría a quiénes pueden llegar a criticar un proyecto de este tipo por su coste?

-”Que un centenario como el que nos ocupa no se celebra todos los días, que hay que situarse en perspectiva histórica. Si la Villa de Ponferrada de hace un siglo, con menos de tres mil habitantes, y la Comarca fueron capaces de regalar dos coronas de oro y preciosa pedrería, a la Virgen y a su Hijo, es razonable que la industriosa ciudad de un siglo más tarde, al menos veinte veces mayor, y la Comarca obsequien unas andas de plata, como las que tienen innumerables patronas en España, incluso sin estar coronadas canónicamente. Un incontestable argumento para ello es que la Virgen de la Encina ha desempeñado un papel fundamental en el devenir de Ponferrada y El Bierzo, del mismo modo que es difícil entender la devoción a «la Morenica» sin la cultura ahí gestada. Por otro lado, único en el noroeste español, las andas constituirán un elemento del patrimonio devocional berciano que desempañará un relevante papel en el futuro museo de arte sacro de la basílica ponferradina, motivo de atracción para el natural y el foráneo.

«Las andas serán un elemento patrimonial del Bierzo que debe trascender en el tiempo»
Comentarios