jueves 14.11.2019
Opinión

Acercarse al autismo de otra manera (I): ¿Hablan los autistas?

Acercarse al autismo de otra manera (I): ¿Hablan los autistas?

Algunos niños, en su primer año de vida cortan bruscamente los lazos con sus semejantes. Es el momento que los padres detectan como aquel en que dejó de sonreír, de mirar, de echar los brazos para que le cojan… Es el momento en que se extinguen los inicios del laleo o, si ya decía algunas palabras, éstas desaparecieron.

Simultáneamente, puede que comience a taparse los oídos, que no responda, ni pida, ni señale.

El impacto sobre los padres —del que hablaré en otro momento— es devastador. Se ha roto el lazo de la confianza en el adulto.

Surgen entonces las preguntas: ¿Será sordo? Y, cuando se descarta la sordera, ¿Comprende?, ¿Se entera de algo?, ¿Aprenderá a hablar?...Y, si comprende ¿Por qué no responde?

Echemos un vistazo a las peculiaridades de la palabra de los niños que padecen autismo: además de las ecolalias diferidas o no, de la verborrea, hay que destacar que no captan la ironía, ni las bromas y tampoco las palabras que expresan sentimientos. Comprenden, sí, pero de modo literal. El lenguaje ideal sería aquel que tuviera para cada palabra un único significado desterrando el equívoco, la polisemia, el malentendido.

¿Podemos decir que esto es un problema? Naturalmente que sí. El asunto está en cómo abordarlo. Para ello podemos optar por ignorar sus peculiaridades o tenerlas en cuenta.

Hay otra singularidad de la palabra de los niños autistas: Sus puntos de referencia son las imágenes, de ahí que piensen mediante signos, en especial los iconos que implican una conexión rígida del signo con el objeto (el referente).

Tienen dificultades con los términos abstractos; pero ellos encuentran soluciones buscando imágenes que puedan representar esos términos abstractos. Es lo que nos enseñan T. Grandin en su libro Pensar en imágenes y Daniel Tamet en su autobiografía Nacido en un día azul.

Supongo que estas líneas os dejan muchas preguntas abiertas: ¿No quieren, no saben o no pueden hablar? ¿Hablar puede angustiar? ¿Por qué no tienen problemas en repetir ecolálicamente las palabras de otro y cuando dicen algo propio se angustian?

Acercarse al autismo de otra manera (I): ¿Hablan los autistas?
Más en esta seccion
Comentarios