martes. 28.06.2022
La IVE afronta una nueva reforma

Las 209 leonesas que abortaron gratis tuvieron que ir a Valladolid

El 59% de las IVE se hicieron por lo privado. Un total de 508 leonesas se sometieron a una interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en 2020, casi un 10% menos que en 2019. Las 209 (41%) que se acogieron a la financiación pública de esta prestación de Sacyl tuvieron que ir a Valladolid. El 59% optaron por la privada.

El anteproyecto de ley del aborto que aprobó ayer el Consejo de Ministros para su trámite parlamentario contempla como punto central que se garantice la prestación en hospitales públicos próximos a la residencia de las mujeres que lo soliciten. Un requisito que solo cumple, en Castilla y León, el Hospital Santiago Apóstol de Miranda de Ebro en Burgos.

A día de hoy, las mujeres que soliciten acogerse a la IVE por Sacyl tienen que trasladarse a Valladolid, a la clínica Ginemédica, si residen en León, Zamora, Salamanca, Ávila, Palencia, Segovia, Valladolid y Burgos (en este caso con posibilidad de hacerlo también en el centro público). En el caso de Soria, el concierto es con la clínica Isadora de Madrid, lo que obliga a estas mujeres a viajar al menos 400 kilómetros si quieren abortar gratis.

En la provincia de León un total de 209 mujeres tuvieron que desplazarse a Valladolid en 2020 para una interrupción voluntaria del embarazo. Son el 41% de las IVE que se registraron de mujeres residentes en la provincia de León, según los últimos datos publicados por la Junta de Castilla y León con información del Ministerio de Sanidad.

Un total de 299 abortaron en centros privados. En la provincia de León existe una clínica autorizada para realizar la interrupción voluntaria del embarazo, cuyo coste ronda los 400 euros. El Centro Ginecológico Buenavista, con más de 25 años de trayectoria en León, no ha conseguido el concierto en ninguna de las ocasiones que ha concurrido.

Datos IVE en León

El centro ginecológico lamenta que la Gerencia de Salud de las Áreas de León solo tuvo en cuenta en la adjudicación «la oferta económica más ventajosa», obviando la «mejor relación calidad-precio» de la memoria justificativa donde se afirmaba que se tenía en cuenta «la cercanía del centro prestador del servicio con el fin de favorecer a la beneficiarias del Sacyl a las que se debe de prestar uno de estos servicios y causarlas las mínimas molestias posibles en el estado el que se encuentran ante esta situación».

La clínica leonesa señala que no se tuvieron en cuenta tampoco las especiales características de la provincia de León. «Es una provincia muy extensa, en la que la capital está más cerca de Valladolid, pero no otras poblaciones importantes como Ponferrada», subraya su directora.

La cobertura pública de la IVE queda en entredicho en la situación actual. «Las mujeres no son atendidas como corresponde, ni está garantizada la calidad sanitaria de esta prestación», alega la clínica leonesa. En primer lugar, «las mujeres no pueden decidir el método para interrumpir su embarazo porque el procedimiento farmacológico es un proceso que se puede alargar semanas, implica varias consultas a la clínica para un control del sangrado y un seguimiento adecuado».

Como quiera que las mujeres de León tendrían que desplazarse a la ciudad de Valladolid, cuando regresen a su domicilio, «¿dónde van a ser atendidas cuando tengan un sangrado o dolor excesivo?, ¿en servicios médicos de urgencias, por médicos que han declarado ser objetores de conciencia?», alegó la clínica en su día.

Las mujeres que optan por el aborto instrumental se encuentran en parecida situación ya que, como mínimo, necesitan una revisión, alega el Centro Ginecológico Buenavista. La consejería de Sanidad de la Junta se comprometió a actualizar la objeción de conciencia en junio de 2020, a raíz de una proposición no de ley del Grupo Socialista en las Cortes y y refrendada por todos los grupos, excepto por Vox.

«Quiero evaluar cómo se están haciendo las Ive: las que se hacen en el sistema público, las que hacen concertadas y con qué medios, es decir, si es farmacológica, instrumental. Eso lo tenemos que actualizar», aseguró Verónica Casado en una entrevista en Diario de León en 2020. Pero nada cambió hasta su marcha en diciembre de 2021. Ahora, la cosa pinta peor:: «Tendrán enfrente a la Junta», amenazó ayer en su cuenta de Twitter el vicepresidente Gallardo.

Las 209 leonesas que abortaron gratis tuvieron que ir a Valladolid
Comentarios