lunes. 08.08.2022

Censuran los eufemismos para definir el cáncer

Ni «monstruo» ni el paciente es un «valiente» capaz de ganar la «batalla»

Cuando se habla de cáncer a un niño o a un adolescente hay que mencionar la palabra «enfermedad», usar un lenguaje verídico sin circunloquios ni eufemismos porque el cáncer «ni es un bichito, ni un monstruo» ni el paciente es «un guerrero o un valiente» capaz de superar la «batalla». Lo cuentan a Efe la psicoóncologa Alba Plata, la filóloga Pilar Úcar y la pedagoga y presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), Begoña Barragán, que apelan a hablar con el menor e interesarse por cómo se siente pero desterrando el lenguaje bélico que, en su opinión, genera una falsa sensación de control de la enfermedad que, al final, deriva en ansiedad y frustración.

«No se puede cargar al paciente con esa mochila porque el paciente está derrotado y lo que necesita es un tono de calma y tranquilizador» dice Úcar, que ha superado hace dos años una leucemia mileoide aguda y que durante el tratamiento, dice, se convirtió en ese 4% de pacientes que está en contra del lenguaje beligerante y a favor de normalizar la enfermedad.

«¿Qué nos pasa con el cáncer?», se pregunta esta filóloga de la Universidad de Comillas en Madrid que se exaspera cuando recuerda los emoticonos de victoria y fuerza que le mandaban sus amigos durante el tratamiento y los mensaje de «sé valiente», «tú puedes» y «no dejes de luchar».

Y se cuestiona por qué no se usan otros emoticonos mucho más amables y realistas como una flor, un corazón o un simple beso. Úcar asegura que esto no pasa con otras enfermedades, no ocurre con una hemiplejia, ni una tetraplejia o una amputación, todas esas palabras siguen en el diccionario, se pronuncian sin reparo, mientras que el cáncer continúa dando mucho miedo.

Censuran los eufemismos para definir el cáncer
Comentarios