martes 19.11.2019
SOLIDARIDAD

Una ‘chaleco rojo’ de León en el ciclón de Mozambique

La enfermera Aroa Sánchez está en la primera línea de ayuda de emergencia a Mozambique, país africano castigado por el ciclón Idai. Es una de las 70 integrantes del Equipo Técnico Español de Ayuda y Respuesta a Emergencias (Start) de la Cooperación Española, los ‘chalecos rojos’ humanitarios..
Aroa Sánchez Gutiérrez, antes de partir
Aroa Sánchez Gutiérrez, antes de partir

Aroa Sánchez Gutiérrez, nacida y vecina de León, ha pasado de los cuidados intensivos en la UCI del Caule a las jornadas interminables y calurosas en el hospital de campaña que la Cooperación Española ha llevado a Mozambique para ayudar a las personas damnificadas por el Idai, uno de los peores ciclones tropicales de los que se tiene constancia en África y en todo el hemisferio sur.

El hospital, que se trasladó por piezas desde Madrid en dos aviones, abrió el martes las áreas de triaje, consultas externas, pediatría y urgencias y ayer los quirófanos. Según el último parte de la Aecid, se han realizado hasta ahora un total de 244 intervenciones con mujeres, niños y niñas y hombres que viven en situación de crisis humanitaria en el barrio de Dondo y sus alrededores, donde se ha instalado.

En medio del desastre, la vida reaparece en este rincón de África. Los llantos de los niños recién nacidos en la maternidad de Dondo «son el hilo musical» que tienen en la misión. Hasta 15 bebés se cuentan entre los nacimientos asistidos por el equipo de ginecología que forma parte del Start.

Aroa Sánchez en el área de alojamiento de la misión. DL

Ayer por la mañama nació Carmelo, el primer niño que vio la luz en el hospital ambulante de la Cooperación Española. Por la tarde, cuando la enfermera leonesa pudo comunicarse de nuevo con su familia —están casi todo el tiempo sin cobertura móvil— ya habían practicado dos cesáreas más que salvaron la vida de dos criaturas y sus madres.

El hospital, que fue trasladado por piezas en dos aviones desde Madrid, se encuentra a 30 kilómetros de Beira, la segunda ciudad del país, una de las zonas más afectadas por el paso del ciclón. En primer lugar, el equipo de ‘chalecos rojos’ instaló la zona de vida o zona de acampada donde se aloja el personal sanitario y logista del equipo. A continuación se procedió al montaje del hospital de campaña.

La población de Dondo ha colaborado con el montaje, y el personal del Ministerio de Salud y de la institución que gestiona las crisis humanitarias en Mozambique se ha volcado para poner en marcha lo antes posible el hospital en un escenario en el que el transporte y las comunicaciones funcionan con lentitud, señala la Aecid.

El equipo de 70 'chalecos rojos' de la cooperación española en Mozambique. F. ALVARADO

«Mucho trabajo y mucho calor», comentó Aroa Sánchez a su padre con envidia de la nieve que se anuncia por León. Todo el operativo de la ayuda española está coordinado por el Ministerio de Salud mozambiqueño bajo la dirección de la Organización Mundial de la Salud.

La misión española trata de dar capacidad quirúrgica y especializada a una población que carece de este servicio y está afectada por una crisis humanitaria. Además de la atención médica, Médicos del Mundo aportará dos puntos de atención especializados en atención psicosocial y violencia de género, indica la Aecid.

El ciclón tropical Idao ha provocado el desplazamiento de 140.000 personas, además de la muerte de unas 600, junto con el deterioro de las infraestructuras, viviendas y edificios públicos que se encontraban en el trayecto del ciclón.

El ministerio de Salud mozambiqueño ya ha dado cuenta de los primeros casos de cólera como consecuencia de la crisis humanitaria. La ciudad de Beira, Dondo y en otros puntos de la provincia de Sofala son los principales lugares afectados. Los tratamientos de rehidratación han podido controlar estos brotes y por el momento se ha registrado un único fallecimiento, según la misma fuente.

Mozambique se encuentra en el lugar 181 del Índice de Desarrollo Humano que elabora Naciones Unidas, y sus principales problemas sanitarios —VIH, malaria, problemas respiratorios, diarreas, etc— se ven aguzados por la situación de vulnerabilidad de la población, que tras el ciclón ha quedado desprovista de los servicios más elementales.

En Beira y Dondo todavía no se ha reestablecido la electricidad ni hay agua apta para su consumo, mientras las temperaturas son elevadas. Ayer la misión española recibió la visita de la embajadora de España en Mozambique, Carmen Buján, acompañada por la ministra de Salud Nazira Abdula, quien agradeció la cooperación española. Es la primera vez que el equipo Start sale en misión humanitaria tras su creación el año pasado. Aroa Sánchez forma parte de este operativo integrado por 70 personas de todas las Comunidades Autónomas entre personal sanitarío , psicólogogos, bomberos, cocineros y logistas.

Una ‘chaleco rojo’ de León en el ciclón de Mozambique