martes 7/12/21

Chile se convirtió ayer en el primer país de América Latina que se suma al reto mundial «Ice Box Challenge», una demostración científica que destaca visualmente los beneficios en materia ambiental del aislamiento térmico de los edificios y cuyos resultados se compartirán en la cumbre COP26. Dos inmensos bloques de hielo, de 1.000 kilogramos cada uno, se colocaron en la céntrica Plaza de Armas de Santiago, en dos casetas diferentes, una construida con el estándar alemán «passivhaus», basado en la eficiencia energética, y el otro en una construcción de madera normal. El objetivo es observar cuánto se derrite cada uno al cabo de diez días y comprobar así la eficiencia energética de cada edificación, explicó a Efe Marcelo Huenchuñir, arquitecto de la Universidad de Chile.

Chile afronta el reto del Ice-Box en plena COP26
Comentarios