viernes 13.12.2019

«Es una pequeña incisión en el cerebro que después no se nota nada»

«Es una pequeña incisión en el cerebro que después no se nota nada»

c. tapia | león


Camino Reguera y Raquel Santos Prieto son dos de las 136 personas que han donado su cerebro a la ciencia. Las dos lo han hecho por sus vinculaciones personales con la enfermedad.


Camino Reguera Cieza tiene 54 años. «Soy donante porque creo en esta causa. NO tengo dudas». La madre de Camino, enferma de alzhéimer, falleció el pasado mes de julio. Donó su cerebro al biobanco del Hospital de León. Su padre, sin ninguna enfermedad neurológica, falleció en diciembre. También donó su cerebro para investigación. «Si somos donantes de órganos por qué no vamos a ser donantes de cerebros. No solo para investigar el alzhéimer sino todas las enfermedades neurológicas».


Tras el fallecimiento el profeso es sencillo. «Mi padre murió en San Juan de Dios. Avisaron al Hospital de León y lo llevaron. Tardan muy poco. Luego lo devuelven. Es una pequeña incisión que no se nota nada porque queda tapada por el cuero cabelludo».


España es líder en donación de órganos. Actualmente hay 5.000 donantes de cerebros en España. «Todos los bancos trabajamos con un protocolo fijado en un Real Decreto», asegura el director del Banco de Tejidos de la Fundación Cien, Alberto Rábano. Las muestras son cedidas al grupo de investigadores que trabajan en red en cibernet.


La juventud cada vez tiene más conciencia de la importancia de la donación. Raquel Santos Prieto tiene 32 años y es donante de cerebro desde enero. «Soy trabajadora social en la asociación y mi vínculo con esta causa es el trabajo diario». La asociación realiza diferentes actividades para el fomento de la donación de cerebros. «Informamos a las personas que se interesan de todo lo que tiene que ver con la donación de cerebros. Todo el mundo puede donar, no tiene por qué haber un diagnóstico de enfermedad neurológica y es un proceso simple». La Asociación Alzhéimer tiene un convenio con Serfunle y el Hospital de León para el traslado de los cadáveres si el fallecimiento se produce en el domicilio. «Si el fallecimiento se produce en un pueblo, el Banco de Tejidos Neurológicos de Salamanca activa el protocolo y avisa a Serfunle para el traslado del cuerpo al Hospital de León». Raquel Santos aclara que si el fallecimiento se produce en Madrid también hay redes de alerta que avisan a Salamanca para que gestione cómo hacer la donación. «Hay una red de colaboración que incluye al Instituto Carlos III».

«Es una pequeña incisión en el cerebro que después no se nota nada»
Comentarios