martes. 28.06.2022

La faja ‘made in Spain’ para invidentes

Un novedoso sistema vibro táctil que pesa menos de un kilo mejora la movilidad de las personas ciegas
                      La faja para mejorar la movilidad de las personas invidentes tan solo pesa 800 gramos. DL
La faja para mejorar la movilidad de las personas invidentes tan solo pesa 800 gramos. DL

Desde hace décadas, el bastón blanco es la herramienta más utilizada por las personas ciegas para moverse y sortear los obstáculos y, a la vez, un distintivo que advierte a los conductores y a los otros peatones de que la persona que lo lleva tiene discapacidad visual. Con los años, las nuevas tecnologías han ayudado a modernizar el bastón —algunos llevan un GPS— y a diseñar nuevos dispositivos que intentan mejorar la calidad de vida de estas personas.

Uno de estos dispositivos ha sido desarrollado por un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) que, con la ayuda de Indra y la Fundación Universia, ha diseñado un prototipo que emula a la percepción visual y mejora la autonomía de los ciegos.

El SSVT (Sustitución Sensorial VibroTactil) es un dispositivo que cuenta con cuatro componentes: un microcomputador, una cámara Time of Flight (ToF, una especie de sonar que funciona por medio de la emisión y captación de luz infrarroja) para detectar la distancia a los objetos circundantes, una matriz de 48 vibradores y una batería. Todos los componentes se integran en una faja que, en total, «pesa menos de 800 gramos», explica el responsable del proyecto e investigador del grupo de Investigación en Percepción y Movimiento de la Facultad de Psicología de la UAM, Jorge Ibáñez.

El grupo comenzó a diseñarlo hace doce años y «en 2013, habíamos desarrollado un dispositivo que se llevaba en una mochila y que funcionalmente era muy parecido a esta faja pero al que su peso, de ocho kilos, lo hacía inviable para la vida cotidiana», comenta el investigador. En los últimos años lo han pulido y ahora tiene un diseño bastante ergonómico, con una batería que le permite funcionar durante más de ocho horas, y que cumple su función «sin ser intrusivo ni incómodo», destaca. El objetivo del dispositivo es asistir a las personas con discapacidad visual para que pueden compartir espacios con otras personas de manera segura, detectar a tiempo obstáculos, espacios, puertas (abiertas o cerradas), y todos los elementos del entorno relevantes para la locomoción que los videntes captamos con la retina. Los investigadores probaron el dispositivo con voluntarios ciegos y con estudiantes que hicieron el experimento con los ojos tapados con un antifaz. Todos ellos tenían que cruzar un pasillo con obstáculos.

La faja ‘made in Spain’ para invidentes
Comentarios