jueves. 07.07.2022

El trabajo de las asociaciones se captar a las familias para que acojan a los niños procedentes de los campamentos saharauis. «Las asociaciones no traemos niños, hacemos una labor de captación de familias y de fondos para sufragar los gastos del viaje», que se tramita a través de la Consejería de Familia de Castilla y León, aunque es la Delegación Saharaui la que selecciona a los menores y son las asociaciones de las distintas provincias las que tienen que tramitar toda la documentación. «Las familias establecen unos lazos tan estrechos con los menores que los reclaman al año siguiente. O bien a sus hermanos o sus primos, porque también se entablan relaciones con las familias biológicas». El programa permite repetir el viaje a un mismo niño cuatro años. «El primer año suele ser el peor, los niños llegan sin conocer nada, ni el idioma, necesitan revisiones médicas y todo es nuevo para ellos, por eso las familias prefieren reclamarlos el segundo año, porque ya los conocen».

Las familias se vuelcan
Comentarios