viernes. 07.10.2022

Mª Jesús García de la Villa es de Villager, Laciana. Hace cinco años iba a devolver unos libros a la biblioteca de Villablino y «me perdí». Estaba en pleno brote y se dio de cara con el cartel de Alfaem en Villablino. «Me dije, aquí tengo que venir yo». Cambió su vida. Tras el trago del diagnóstico se puso en tratamiento y en marcha. Encontró trabajo a media jornada en una tienda en León y después le ofrecieron ser recepcionista en Alfaem. También trabaja como asistente personal. Ayuda a personas ‘pares’ que tienen dificultades para salir a la calle o hacer gestiones. «Lo que más necesitan es hablar de la enfermedad para que se la acepten. Sentirte discapacitado es un estigma y un autoestigma. Mucha gente se esconde».

«La gente necesita hablar de su enfermedad para aceptarla»
Comentarios