miércoles. 01.02.2023
| Entrevista | Orlando Figueroa |

«Más que cómo ir a Marte, lo que nos preocupa es regresar con vida» La Nasa se deshace del «Hubble» para iniciar su aventura lunar El Ministerio chino confirma otros dos casos de SRAG en Cantón

Figueroa asegura que a finales de la década de los 30 habrá una buena ocasión para enviar un viaje tripulado en una misión para la que espera la colaboración internacional
Al otro lado del teléfono se denota entusiamo y amabilidad. La euforia de alguien que parece que le ha tocado la lotería y la cortesía de quien tiene la paciencia suficiente como para querer contárselo a todo el mundo hasta el mínimo detalle. «Estamos sumamente contentos y entusiasmados», dice, sin esperar a recibir la primera pregunta. Desde Washington (Estados Unidos), Orlando Figueroa, director del Programa de Marte de la Nasa y máximo responsable del plan de exploración del Sistema Solar, explicó, con una pasión que delata su origen puertoriqueño, la aventura que le espera para los próximos cuarenta años, con el envío de la primera nave tripulada al planeta rojo. -¿Parece que tiene fundadas razones para sentirse eufórico? -Pues sí, primero porque el robot Spirit ha alcanzado Marte en una misión que ha salido fantástica y que ha salido a la perfección, y porque el próximo domingo también llegará el Opportunity, aunque también es verdad que si la primera misión ha sido perfecta también lo es que este tipo de expediciones tienen un riesgo muy alto, por lo que también estamos expectantes y a la vez preocupados. -Pero imagino que lo que más les habrá entusiasmado ha sido el apoyo de Bush a la puesta en marcha de un programa para que el hombre pise Marte. -Sí, porque para nosotros será un verdadero reto el desarrollo de tecnologías de las que ahora no disponemos. La verdad es que hasta ahora la Nasa no tenía un programa para enviar al hombre ir a Marte, pese a que los que estábamos aquí apostábamos por un plan humano de exploración extraterrestre. ¡Ya era hora de que se pusiera en marcha!, pensamos algunos, porque, aunque estemos empezando supondrá una nueva era en la conquista del espacio. -¿Quedan, sin embargo, muchos retos por resolver? -Para nosotros ahora el objetivo es desarrollar el conocimiento necesario para que el ser humano pueda pisar Marte. Tenemos que empezar a desarrollar tecnologías y medios, que nos ayuden también a conocer mejor el planeta y saber cuál será el sitio más adecuado para que pueda ser visitado. -Pero ¿cómo? -En una primera fase, que probablemente empecemos en esta década, pero que la desarrollaremos en la siguiente, la exploración tendrá un enfoque totalmente robótico y el objetivo será determinar qué tipo de recursos naturales tiene Marte, y no me refiero sólo a agua, que nos puedan ser útiles para habitar el planeta. -Qué tipo de recursos? -Realmente no sabemos lo que nos podremos encontrar en Marte, quizás algún tipo de energía... -¿Y las misiones serán como la de los anteriores robots que han enviado? -Algunas sí podrán ser comparadas con la del Spirit, pero la mayoría serán totalmente diferentes. Necesitaremos otro tipo de sondas que nos permitan concretar mejor cómo es la atmósfera del planeta y, sobre todo, tendremos que desarrollar las tecnologías para explorar sus recursos naturales. -¿Y realmente será posible, como se llegó a decir, llegar a Marte en el 2030 o es un plazo demasiado optimista? -El presidente Bush no dio plazos para ir a Marte, sólo sabemos que queremos ir. Insisto en que primero habrá que desarrollar la tecnología, por lo que estamos hablando de que hasta dentro de tres o cuatro décadas quizás no se pueda hacer el viaje. A finales de la década de los treinta tendremos una buena oportunidad, porque habrá un alineamiento de los cuerpos celestes muy propicio, que nos permitiría llegar a Marte con más masa para transportar en el viaje y con un gasto energético mucho menor. Pero no sé si en esa fecha aún estaremos preparados para la aventura.. Las autoridades de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (Nasa) han condenado a muerte al observatorio Hubble , que durante más de una década revolucionó el conocimiento de la astronomía con un caudal de información. La decisión, anunciada el viernes, se produce después de que el presidente de EE.UU., George W. Bush, diera a conocer sus planes de incrementar la exploración espacial y crear una base en la Luna que serviría de plataforma para misiones a otros planetas del sistema solar en décadas futuras. «Éste es un día triste», dijo John Grunsfeld, principal científico de la agencia espacial estadounidense. Añadió que como primera medida el director de la Nasa, Sean O'Keefe, ha cancelado una quinta misión de servicio al telescopio que debía realizar uno de los transbordadores una vez que se levante la suspensión de sus operaciones. Éstas quedaron suspendidas de manera indefinida tras el desastre del Columbia , que se desintegró al reingresar en la atmósfera el 1 de febrero del año pasado cuando ponía fin a una misión científica de 16 días. Grunsfeld manifestó que la orden de no realizar una misión de servicio al Hubble fue emitida cuando quedó claro que los transbordadores sólo se utilizarán para completar el montaje de la Estación Espacial Internacional (ISS) y cumplir las obligaciones de EE.UU. con los otros 15 socios de ese proyecto. Explicó que sin misiones de servicio o reparación se espera que el telescopio espacial, que tiene el tamaño de un autobús, continúe funcionando hasta el 2007 ó 2008. Desde que fue puesto en órbita en 1990 para eludir la distorsión de la atmósfera -históricamente el problema de todos los telescopios terrestres-, el Hubble permitió a los científicos ver el Universo con una claridad jamás lograda. Los astrónomos confirmaron la existencia de los «agujeros negros», aclararon ideas sobre el nacimiento del Universo en una gran explosión (Big Bang) ocurrida hace unos 13.700 millones de años y revelaron nuevas galaxias y sistemas en los rincones más recónditos del cosmos. El Hubble también ayudó a los científicos a establecer que comparativamente el sistema solar, que alberga al Sol y la Tierra, es mucho más joven. El Ministerio chino de Salud confirmó ayer oficialmente como casos de Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAG) a los dos pacientes ingresados en un hospital de Cantón hace dos semanas, una camarera de 20 años y un hombre de negocios de 35. Al mismo tiempo, las autoridades sanitarias informaron del alta médica de la paciente más joven, siguiendo la misma estrategia que con el primer enfermo de SRAG en seis meses, que fue confirmado como caso oficial pocos días antes de darle el alta. Ambos pacientes fueron identificados como «enfermos con síntomas de SRAG» por el Ministerio de Salud el 8 y 13 de enero respectivamente, varios días después de que lo hiciera el Centro de Control de Enfermedades Infecciosas de Cantón (CCEI), que se basa exclusivamente en el diagnóstico clínico en sus comunicados. Rumores Por otra parte, tanto el Ministerio como la Organización Mundial de la Salud (OMS) han negado los rumores sobre un posible cuarto caso de neumonía atípica, el de un hombre de 38 años que trabajaba en un mercado de carne y verduras de Shenzhen desinfectado la semana pasada. La OMS informó el pasado viernes de que la reaparición de la enfermedad en la provincia meridional de Cantón era una variante benigna de la epidemia del 2003, por lo que descartó una situación de alerta sanitaria como la que se produjo el año pasado, que afectó a 5.327 personas en toda China, de las que 350 fallecieron. Prudencia diagnóstica El hecho de que la OMS reconociera la existencia del primer caso de neumonía de este invierno horas después de que lo hiciera el Ministerio de Salud, pone de manifiesto que ambas organizaciones son partidarias de la prudencia a la hora de emitir sus diagnósticos. Pero también pone en entredicho la transparencia informativa anunciada por las autoridades sanitarias que investigan el SRAG, un hecho que se suma a la destitución, el pasado 9 de enero, del jefe de Propaganda de Cantón después de que un diario publicara el primer caso a la vez que el CCEI.

«Más que cómo ir a Marte, lo que nos preocupa es regresar con vida» La Nasa se deshace...
Comentarios