miércoles. 01.02.2023

Un nuevo virus amenaza la supervivencia del lince ibérico y del águila imperial

Según se recoge en las conclusiones del estudio «El ocaso del conejo» elaborado por la organización conservacionista Soslynx, la posible llegada a la Península Ibérica de un nuevo virus (myxoma) podría tener consecuencias dramáticas para el lince ibérico y el águila imperial. El virus ha sido genéticamente modificado por científicos australianos con la finalidad de causar la esterilidad en los conejos, ya que esta especie es considerada invasora en ese continente. Sin embargo, tanto en España como en Portugal, para varias decenas de depredadores el conejo constituye parte importante de su alimentación. En el citado informe se indica que a pesar de todas las campañas puestas en marcha en los últimos años, el lince ibérico sigue en declive y detrás del alarmante descenso de ejemplares están las múltiples amenazas que sufre la especie, especialmente la escasez de conejos (suponen el 80% de su fuente de alimento) por la incidencia de la mixomatosis y la neumonía hemorrágica vírica, a las que se añaden el furtivismo, las trampas colocadas en los cotos de caza, los cebos envenenados, los atropellos de ejemplares jóvenes (lo que impide su expansión al no llegar a colonizar nuevas zonas) y la desaparición de sus hábitats. El resultado es que de los 48 núcleos poblacionales hace poco más de dos décadas ya sólo quedan dos con relativa capacidad para reproducirse: Sierra Morena (Andújar) y el Parque Nacional de Doñana. En cuanto al águila imperial, aunque parece haber iniciado un lento proceso de recuperación, su número apenas alcanza las 300 parejas reproductoras, por lo que no se puede garantizar su estabilidad. El rápido incremento de habitantes en áreas anteriormente despobladas y la mayor presencia humana en el campo provocada por los cultivos de regadío, han afectado negativamente su expansión. A ello hay que añadir los choques y electrocuciones con tendidos eléctricos, los cebos envenenados, los expolios y la escasez de conejos, que han llevado a la especie al borde de la extinción, viéndose obligada a reemplazarlos por aves forestales, acuáticas y reptiles. Con estos antecedentes, los autores del informa piden que la Unión Mundial para la Naturaleza reclasifique al conejo y le incorpore en la lista roja de especies en peligro ya que su categoría actual no refleja la decadencia por la que atraviesa en la Península Ibérica.

Un nuevo virus amenaza la supervivencia del lince ibérico y del águila imperial
Comentarios