sábado 21/5/22

Lola Redondo, a sus 85 años, es una de las voluntarias más fieles del comedor social. Por años de servicio, pues cumple más de veinte, y por dedicación: acude a servir comidas cuatro o cinco veces por semana y al menos tres noches a la cena.

«Una vez que tienes tiempo libre, qué mejor que hacer algo por alguien», afirma esta mujer que ostenta el título de Voluntaria del Año del Ayuntamiento de León con todo el merecimiento. También ha sido voluntaria de otras organizaciones como Cáritas, pero a los 70 años lo tuvo que dejar.

Para ella, hacer voluntariado es el ejercicio que le mantiene en forma y en el comedor social ha cumplido un propósito que se hizo en la infancia: «Pasaba a la Serna y veía las colas», recuerda,

Vídeo | «Con tiempo libre, qué mejor que hacer algo por alguien»
Comentarios