jueves 26/11/20

El toque de queda en Castilla y León será entre las 22 y las 06 horas

Con la imposición de restricciones en la movilidad nocturna decaen los confinamientos perimetrales
 
Uno de los controles policiales efectuados en la capital durante el confinamiento perimetral. JESÚS F. SALVADORES
Uno de los controles policiales efectuados en la capital durante el confinamiento perimetral. JESÚS F. SALVADORES

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado tras reunirse con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que la Comunidad tendrá toque de queda desde mañana, una medida "drástica" dada la situación de transmisión comunitaria de covid-19 en la Comunidad y que cuenta con el apoyo del Gobierno central.

Tras el encuentro entre ambos dirigentes que ha tenido lugar en la sede de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Mañueco ha detallado que durante la jornada de este viernes los responsables jurídicos del Gobierno regional analizan las fórmulas para establecer en la Comunidad esta limitación de la movilidad nocturna, que, según se ha podido saber en fuentes de la Administración regional, se desarrollará entre las 22.00 y las 06.00 horas del día siguiente.

Esta limitación supondrá, como ha avanzado el presidente, que ningún ciudadano, salvo por circunstancias especiales en el ámbito personal o por trabajo, pueda circular por la calle en una determinada franja horaria, algo que, a juicio de Mañueco, es "imprescindible" dada la situación.

Por su parte, el ministro de Sanidad ha respaldado la decisión de la Comunidad de establecer esta limitación de la movilidad durante la noche y ha defendido que se están tomando "medidas drásticas" para reducir la curva de contagios.

"Se está actuando de forma contundente, con determinación, estas medidas cuentan con el apoyo del Gobierno y son proporcionadas a la situación epidemiológica, si avanzamos con estas medidas evitaremos otras más drásticas como las que se produjeron en marzo o abril", ha manifestado el ministro.

El presidente de la Junta ha recordado que este jueves envió una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para exponer la necesidad de establecer un toque de queda en Castilla y León ante la que, por el momento, no se ha obtenido respuesta.

De este modo, Fernández Mañueco ha señalado que la Comunidad "no puede esperar más" dada la "presión" que se vive en los hospitales, lo que ha hecho que se de un paso adelante para que la Junta "asuma su responsabilidad" para articular una respuesta "jurídica extraordinaria" que entre en vigor "lo antes posible".

El presidente de la Junta ha garantizado que los expertos articulan la figura jurídica más adecuada, "viable, necesaria e imprescindible" y los expertos de la Consejería de Sanidad analizan cuáles serían las horas más oportunas para su aplicación.

"Es necesaria la unión de la ciencia y la política para tomar decisiones", ha defendido, tras lo que ha garantizado que se ha informado al resto de grupos parlamentarios de la decisión de establecer esta limitación en la Comunidad.

En su comparecencia junto a Illa el presidente de la Junta ha aclarado que con la puesta en marcha del toque de queda decaerían los confinamientos perimetrales que, a su juicio, "han cumplido su función" hasta ahora. "Entendemos que la situación de virulencia e intensidad requiere ir un paso más allá, por eso hemos pedido aplicar toque de queda este fin de semana", ha reseñado.

Sin embargo, Alfonso Fernández Mañueco ha avanzado que, además del toque de queda, los servicios de la Junta analizan cómo y dónde aplicar las medidas establecidas en el Consejo Interterritorial de Salud y que sitúan a gran parte de la Comunidad en "nivel de riesgo extremo" lo que conlleva el "cierre de algunos establecimientos públicos o reducción de aforos".

Sobre estas medidas, el presidente ha defendido la "complejidad" en su transposición, pese a lo que se espera que se pueda anunciar y entrar en vigor "lo antes posible".

"Colaboración y exigencia"

Tras su reunión con Illa el presidente de la Junta ha asegurado que Castilla y León tiene una actitud de "colaboración y exigencia" con el Gobierno de España desde la "lealtad". "El virus no entiende ni de fronteras ni de colores, hay un necesidad del consenso para ejercer competencias de coordinación", ha defendido, al tiempo que ha considerado necesario que autonomías y Gobierno avancen a la "misma velocidad", con "criterios homogéneos y decisiones unitarias".

Por último, Fernández Mañueco ha llamado a la responsabilidad individual, ya que el mayor número de contagios se produce ahora en reuniones socio-familiares y en el ámbito nocturno, lo que justifica la aplicación del toque de queda.

El toque de queda en Castilla y León será entre las 22 y las 06 horas