martes 12.11.2019

La verdad sobre el general Latorre Roca

La verdad sobre el general Latorre Roca

En la presa del pantano de Villameca hay una placa, de 1957, dedicada al teniente general Rafael Latorre Roca, como «prueba de agradecimiento y cariño». ¿A qué responde este homenaje? «Nos trajo el teléfono, nos trajo el agua a las casas, puso la calle principal con aceras y árboles y creó la fundación General Latorre, entregándole al pueblo 1.000.000 de pesetas en 1962, más una merienda y unos zapatos a las niñas y niños en Navidad. Es lo mejor que le pasó al pueblo», ha oído recitar de memoria Abel Aparicio a varias vecinas de Villameca. La realidad, asegura, es que «las 15.90’7,50 pesetas que costó» llevar el teléfono «las pagaron las vecinas y los vecinos de Villameca», como consta en el acta de 12 junio de 1949 y las tuberías para llevar al agua a las casas costaron a cada 25 pesetas de las de 1935 (acta de 9 de diciembre) por vecino, mucho antes de que el militar golpista fuera reconvertido por el régimen en presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), cargo que ostentó hasta 1956; las aceras y arboleda también la pagaron los vecinos y «el millón de pesetas quedó reducido a 20.000 pesetas (2%) según el BOE de 17 de julio de 1962». «Idealizar el pasado, con el miedo como factor determinante, fue el mayor triunfo del golpe de Estado y la dictadura franquista», denuncia el investigador. No hay rastro, en cambio, de los presos que allí trabajaron. Nadie los recuerda.

Latorre Roca. DL

La verdad sobre el general Latorre Roca
Comentarios