viernes. 27.01.2023

Lo venía exponiendo desde hace tiempo y ya es una realidad. Lo primero que quiero hacer es una aclaración necesaria para dar a conocer un dato que no es de mi cosecha y que se puede cotejar fácilmente consultando en los niveles adecuados los datos que voy a dar:

En toda España que incluye a todas las CC AA, (excepto Madrid) se gasta como media un 38% de los presupuestos en Sanidad. Madrid solo invierte el 20%. Existe pues casi un 20% de diferencia que a los niveles de Madrid es mucho pero que mucho dinero, dinero que se recorta de los gastos sanitarios y que repercute fundamentalmente en lo mas sensible de la Sanidad que es la Atención Primaria (AP). Es un dato que nos hace pensar que la señora Ayuso en su gestión ultraliberal de la Atención Primaria que afecta a los madrileños y sobre todo a los de la periferia, se dedica entre otras cosas a construir hospitales (sin servicios) con dinero público y gestión privada y de los que nadie sabe si existen o no. Ya tenía ella ganas de dar algún paso en este ambiente de la Atención Primaria madrileña y le vino como anillo al dedo la pandemia para imponer lo que hoy es un hecho, acabar con la Atención Primaria y convertirla en un arma más de la telemedicina, videocámara, videollamada o como quiera que se la llame.

Los actos médicos «deben ser presenciales», deben tocarse médico y paciente, el medico necesita no solo preguntar sino palpar, oler, y hacer las exploraciones que se estimen oportunas. Aun así a veces no llegaremos al diagnóstico final y para eso están las urgencias hospitalarias. Por si no lo saben algunos, hay o al menos había unas urgencias extrahospitalarias en cada Centro de Salud e incluso diría más en cada domicilio de los pacientes de Atención Primaria (hasta en los más lejanos).

También diré que de siempre y hablo de mas de 50 años, (que es el tiempo que hace que yo comencé mi andadura), ha habido para cada persona de este país un «medico de cabecera» que el mejor término nunca aplicado a la medicina de atención directa, una buena parte de ella a la cabecera del paciente. Este era «su médico de cabecera», lo mismo que la enfermera de cabecera o el resto del personal de la unidad que atendía esa población. Parece ser que «este médico» está en vías de extinción, al menos en la CC AA de Madrid. En el resto de las CC AA también será un hecho porque la medicina de Atención Primaria no es un destino grato para los profesionales sanitarios (así lo han querido los políticos) y no les queda sino buscar otros objetivos.

No es un problema político de «las izquierdas», ni de los sindicatos, ni de nadie, solo es un problema originado por el afán de privatizar la atención pública a favor de la privada. No hace mucho pudimos ver en una importante población de Madrid como se entrevistaba a un paciente a la puerta de su centro de salud y donde había un cartel que decía: «No hay médico», ese mismo señor dijo que al lado, a 200 metros había una clínica privada que estaba llena de gente, de gente que no le quedaba más remedio que «pagar» para que le dijeran si su niño tenía mocos o algo más o si su dolencia podía esperar para un traslado a una población en la que hubiera médico.

No señora, Ayuso no es un problema político, cada sanitario tiene que tener al menos su «lugar» de trabajo que se ha ganado con sus estudios y su oposición o el modo en que ha accedido a él y no sujeta a los designios de la movilidad, a su antojo. Es necesario que este trabajo sea conciliador porque por él ha luchado y sus méritos son suyos. Que sus contratos sean de garantía. Ahora lo de fijo es una quimera, los puestos deben ser dignos y bien remunerados y que no se utilice la movilidad como castigo. Esto es lo que usted debiera respetar y no respeta. Deje de sospechar, de que haya muchas bajas como consecuencia de la inestabilidad de los sanitarios. Es una respuesta a la impunidad con la que se les impone como deben trabajar e incluso donde, cuando y de qué manera y «por cuanto». En España señora la sanidad es pública y esto es lo que a usted le rechina. Usted quiere cambiar el sistema echando balones fuera, poniendo en el foco «al sanchismo» que tanto la atormenta ante cualquiera situación sea sanitaria o no. Vivimos por si no lo sabe en una monarquía parlamentaria (no es mi sistema ideal pero me toca compartirlo y lo hago con gusto) y no en una república a la usanza bolivariana.

Estamos señora es un sistema democrático que hemos votado todos los españoles y ni el centroizquierda, ni la izquierda y mucho menos la derecha lo podrá cambiar si no es sometida al dictamen de los españoles. Ya me gustaría tener más garantías democráticas de las que tenemos, pero en tanto en cuanto no haya cambios en la Constitución debemos adaptarnos a las que tenemos que no es poco.

También los políticos y por tanto también usted que ya se ha auto erigido en jefa del PP, en portavoz de la derecha y hasta de la ultraderecha al más fiel reflejo del bolsonarismo. Ayuso es toda ella una hipérbole. España no está liquidando la democracia, la democracia la liquidan personas como usted que además tiene poder, mucho poder y que «parece caer bien a la gente», pero incluso usted puede decaer y esta situación sanitaria a la que nos aboca puede ser determinante en la caída.

Usted se deja arrastrar por las posiciones más extremas de su partido, esas posiciones que están confundidas en el arco político con Vox. Está inflamada por sus propios errores, esos que han conducido a que las urgencias extrahospitalarias de Madrid estén sin médico. No desvíe la atención de los ciudadanos haciendo declaraciones que son auténticas sentencias impresentables. Por fortuna la sociedad está reaccionando ante el caos y ante el desmadejamiento de una trama sanitaria de cabecera que siempre existió y que usted se obstina en lapidar. Quizás y aunque esto dado su «carisma» no lo aseguro, tal vez no llegue a su destino político. Sí creo que antes acabara con su jefe, con Feijoo.

La videollamada no es un acto médico, puede ser útil para interpretar una exploración, una analítica, para una cita con su sanitario o para cualquier asunto burocrático, pero nada más. Yo no sé (si no lo estudio) lo que se oculta detrás de un dolor lumbar, puede ser una contractura, una lumbalgia, una hernia discal o un tumor óseo en la columna. O sea que puede ser algo que me pierdo si no lo veo y sobre todo si no toco y exploro al paciente.

No, yo no quedaría satisfecho después de una «interconsulta por video cámara» por un dolor en la espalda, ni creo que un enfermero lo haría sin que el médico estuviera presente. En Madrid los habrá, por sometimiento a la dictadura de la señora Ayuso. Porque le da la gana bautiza a la Atención Primaria como Centros Sanitarios 24 horas sin médico. Esto es, califica a los médicos de Atención Primaria en no útiles (inútiles). De momento sin médicos presenciales y porque no decirlo aun sin video consola para realizar la video llamada, ni como se van a gestionar estas, ni por parte de quien, si es por su mismo sanitario o por quien.. No me gustaría trabajar en este ambiente. Los señores que nos gobiernan debieran de disponer de medios que al menos nos privara de vivir situaciones como esta a la que nos aboca la señora Ayuso, porque no lo duden detrás de Madrid ya está Castilla y Leon y Castilla la Mancha y Extremadura… es cuestión de días. ¡Ah! se me olvidaba ¿será pura casualidad que la cúpula de la Atención Primaria de Madrid ha sido despedida? ¿Por qué? Ojo antes de las declaraciones de la señora Ayuso, está ya gestionaba la trama y por eso cayeron estos señores a la chita callando.

La Atención Primaria, a punto de explotar
Comentarios