sábado 28/5/22

Ya ha pasado una semana desde que la procesión de los Pasos, organizada por la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, volviera a salir a la calle. Han sido dos intensos y largos años de espera, de sufrimiento y de incertidumbre, los que hemos tenido que esperar para que el Nazareno, de nuevo, reinara en las calles de nuestra ciudad. 

No puedo negar que, tras este obligado y terrible parón, en algún momento haya llegado a pensar que, bien por temor o por prudencia más que justificados, o tal vez por haber perdido la rutina de salir de papón de Jesús, no se obrara un Viernes Santo más el «milagro de la marea de túnicas negras con emblema morado» acudiendo a primera hora de la mañana a Santa Nonia.

Y, ¡vaya que si acudisteis!

Ya, a lo largo de la semana, con el trabajo del grupo de montaje y floristas, que culminó el Jueves Santo en la saca y exposición de los pasos, así como en la Ronda, auguraban un gran Viernes Santo, como así fue.

No me puedo sentir más orgulloso de ser el abad de nuestra centenaria Cofradía, y sentir mi más sincera admiración por vuestro compromiso, vuestra fidelidad, y sobre todo, por vuestra ilusión mantenida y superada con creces este 2022. Por eso, quiero aprovechar desde este medio para agradeceros de corazón a todos los hermanos vuestra participación como braceros en vuestro paso; con vuestra bandera; con vuestra Cruz;  con vuestro instrumento en nuestras tres secciones musicales; portando guiones; estandartes, y a la Junta de Seises. También a los niños que salieron como monaguillos; a las manolas; ofrecidas; representaciones de otras cofradías y hermandades; escoltas de los pasos…, en definitiva, a todos los que el Viernes Santo, de un modo u otro, estuvisteis en la procesión de los Pasos, para mí, inolvidable e histórica.

Entre todos, hicisteis posible que, a pesar de los tiempos convulsos que nos está tocando vivir, volviéramos de nuevo a disfrutar de ser hermanitos de Jesús.

¡Qué sea enhorabuena!

Disfrutando de ser hermanitos de Jesús
Comentarios