domingo 5/12/21

En serio se inauguró el soterramiento del ferrocarril? Los leoneses siguen sin poder disfrutar de un León como ciudad abierta. Tras pensar que por fin la inauguración acabaría con las vallas, todo quedó igual tras las fotos, los vecinos atrapados en su propia ciudad. El beneficio se suponía que era para que ahorráramos tiempo por el túnel y también para permeabilizar los espacios urbanos, pero resulta que ni se ahorra tiempo ni se ha permeabilizado la superficie tras una inversión de 50 millones de euros. El abandono del proyecto ha provocado que los vecinos paguen las consecuencias.

Ahora anuncia el Gobierno municipal de PSOE-Podemos que «tras dos años nos pondremos a trabajar de inmediato para ver qué se puede ir haciendo». Vamos, que Ayuntamiento y Adif han estado tocando la guitarra estos dos años y como la herencia termina, «vamos a ver». La obra ha sufrido dos años de retraso que debería haber aprovechado el Ayuntamiento para realizar mejoras junto a Adif y tener el convenio de mantenimiento de las nuevas zonas de la ciudad, un tiempo vital para León. Dos años perdidos entre peleas municipales y falta de criterio.

La inauguración de la fase 1 de las obras se ha hecho sin dignidad y a medias con medio barrio ferroviario bloqueado. Ni los vecinos caminan por el Paseo del Ferrocarril por falta de trabajo municipal, ni los taxis están en su nueva parada terminada hace más de un año, ni los nuevos aparcamientos se abren para los viajeros. Una falta de trabajo evidente y mirar a Valladolid durante dos años para escurrir el bulto. La ciudad del Pisuerga da mucho juego para no trabajar por León y echarles la culpa a los otros. La gestión del PSOE ha consistido en inaugurar a medias una obra planificada y financiada por el PP. Mientras, los ministros huyen de León a cualquier otra provincia donde llevar inversiones, evitando León como lugar donde no hay «talante» y sí peleas que terminan en la nada.

Mientras el PSOE alardea lustros después de haber dibujado un plan que costaba 600 millones de euros (100.000 millones de las antiguas pesetas) para integrar un tren en una ciudad media, lo cierto es que no han sido fotos, ni promesas ni dibujos, si no 50millones de euros los que esta obra ha invertido en León. El mantra del recorte del proyecto del PSOE, como dice el alcalde, tiene fácil solución. El PP trabajó en la fase 1 y ¿por qué el PSOE llega a una inauguración sin haber proyectado y presupuestado la fase 2?, ¿por qué se ha marginado a los leoneses y especialmente los vecinos de la zona del diseño de la ciudad?, ¿por qué el Ayuntamiento con sus eternos enfrentamientos no hizo caso a su gobierno que ya le anunció en el propio Diario de León el 25 de agosto de 2019 la necesidad de trabajar en otras fases?, ¿por qué no lo han hecho desde 2019 fecha que gobiernan el Ayuntamiento? Porque la ciudad tiene con este alcalde el grifo cerrado por sus peleas disfrazadas de falso leonesismo que perjudica a León. Huyen ministros y huyen inversiones mientras nos miramos al ombligo con los lamentos de que las culpas siempre son de otros.

Fruto de que no ha hecho nada el PSOE a nivel municipal lo reflejan aquellas palabras del entonces ministro de Fomento que le dijo al ya alcalde socialista José Antonio Díez: «El contexto económico dio un vuelco con la crisis y muchas de las previsiones no se han cumplido y no se prevé que se vayan a cumplir. Lo más inteligente es adaptar la planificación a la nueva situación por el bien de los ciudadanos. (…) En el caso de León es necesario redactar un nuevo convenio que supere las limitaciones del de 2003 y recoja la nueva planificación y las actuaciones de integración en ejecución. (…) En cuanto a las intervenciones posteriores me remito a lo que le he dicho sobre la necesidad de un nuevo convenio».

Que se inaugure una integración ferroviaria y se deje la ciudad cerrada es un insulto a los leoneses. Que el Ayuntamiento diga que, ahora, empieza a trabajar para quitar una vallas que nunca debieron instalarse deja claro que se han tomado la gestión de la ciudad a pitorreo. El ámbito ferroviario estaba afectado por el PRAT (Plan Regional de Ámbito Territorial) que intervenía en cuatro municipios. Como todos los planes, tenía aspectos positivos y negativos. Sin duda algo positivo fue analizar todo el contexto ferroviario de León de una forma integral y realizar propuestas. Aquellas propuestas se pensaban financiar con un sistema que ya quebró en 2008 cuando los números no salían con las plusvalías de las 6.000 viviendas para financiar macroestaciones que costaban 50 millones de euros (8.000millones de pesetas) cuando vemos que a día de hoy ni siquiera el Palacio de Congresos se logra terminar por el propio Ayuntamiento.

El beneficio se suponía que era para que ahorráramos tiempo por el túnel y también para permeabilizar los espacios urbanos, pero resulta que ni se ahorra tiempo ni se ha permeabilizadoo la superficie tras una inversión de 50 millones de euros

Pero abandonada esa opción y realizado el túnel pasante es incomprensible que no se haya trabajado absolutamente nada en buscar alternativas durante estos dos años de parón municipal. Es incomprensible que no se hayan aprovechado las propuestas razonables realizadas desde la sociedad León Alta Velocidad, se descarten las irrealizables como edificar rascacielos de 20 plantas o se adopten soluciones intermedias. Algo se podría haber hecho, hasta pedir la colaboración de la oposición que quiere aportar y ha sido marginada por la inacción, pero siempre lanzando quejas para que parezca reivindicación. Abandono total de las inversiones y desidia para los leoneses.

El PSOE no ha logrado aún que los leoneses no paguen la factura de 1,2 millones que el Gobierno le quiere cobrar a los leoneses por una obra de permeabilidad ferroviaria como es la avenida de Palencia; no hay acuerdo político para que esa obra la asuma el Gobierno. Tampoco hay acuerdo ni inversión para que las cochambrosas instalaciones de Mantenimiento de Infraestructuras de ADIF que padecen los trabajadores en la ciudad, y a los que nadie defiende, se unifiquen, modernicen y trasladen a Trobajo del Cerecedo, algo que se planificó con buen criterio pero que permanece bloqueado.

El alcalde manifestó “es un día importante por lo que hemos hecho y por lo que hemos quedado que vamos a hacer”. Hacer nada se hizo sobre un proyecto heredado, y muestra de ello es que los taxistas siguen en la calle mientras terminaron hace año y medio las obras de la parada en la nueva estación y los leoneses tienen vetado acceder a unas obras terminadas supuestamente. El proyecto presentado logró modificaciones impulsadas desde el Ayuntamiento gobernando el PP y que no estaban previstas en el proyecto inicial. Eliminación de los viejos andenes y viejas uralitas frente a la iglesia de San Francisco de la Vega, generación de plaza bajo la marquesina de la estación cuando estaba previsto un lucernario que anulaba su uso, derribo de la antigua estafeta de correo y generación de plaza, etc. Son los más destacables frutos del acuerdo durante el gobierno del PP con Adif que ahora no existe y por ello se ha dejado todo a medias y sin mejoras.

Se han consentido en estos dos años vallas intolerables, terrenos sin acondicionar en la puerta de entrada de la ciudad y la presencia de instalaciones degradadas de Adif en pleno casco urbano entre otras cosas a pesar de las palabras del alcalde «por lo que hemos hecho». Exigimos que Ayuntamiento y Adif dejen de estar peleados, para regularizar el mantenimiento del paseo ferroviario, limpieza e iluminación

Pero la situación ferroviaria va más allá. Eliminados para siempre los trenes nocturnos, casi eliminados los regionales, censurados los servicios Avant para León y los nuevos operadores, talleres sin claridad sobre su futuro o traslado, CRC sin controlar las líneas de AVE a Galicia o Burgos, Feve sigue cerrado al centro sin contratar trenes y sin la normativa empezada y ralentizada desde 2017, falta de maquinistas e interventores, las mercancías con la cuota de mercado más baja y peor de todos los países occidentales mientras las carreteras se revientan, etcétera. Todo un caos silenciado que acaba cada día con el ferrocarril. Pero ya es sabida la respuesta. A pesar de «gobernar» desde 2018 Sánchez y desde 2019 Díez, la culpa es del PP y del Capitán Trueno, faltaría más.

Integración ferroviaria y los dos años perdidos
Comentarios