miércoles. 17.08.2022

En este periódico que trabaja a diario por ofrecerles un banquete de palabras empeñado en descifrar el presente y sus circunstancias, sentimos una especial querencia hacia la saga de los Martín-Granizo. Quizá porque Isaac Martín-Granizo, aquel joven abogado perteneciente a una de las familias ilustradas que lucharon por traer luz y conocimientos a la mortecina capital leonesa de principios del siglo XX, fue el segundo responsable del Diario. Convertido en el director más joven del periódico a los 26 años, un traicionero ataque al corazón provocó su prematuro fallecimiento. Su hermano León fue el primer enviado especial de nuestra publicación, remitiendo sus cultos y refinados artículos desde lugares envueltos en un aura de cosmopolitismo. Y qué decir de la amiga Nila Martín-Granizo, que cedió gentilmente al Diario numerosos documentos visuales que nos ayudaron a ilustrar proyectos propios como la exitosa Crónica del Siglo XX.

Los Martín-Granizo forman parte, pues, de la más que centenaria historia de este periódico que trata de combinar el rigor de los hechos, la claridad de exposición y el rigor narrativo. Por todo ello, es deber obligado de galantería el recomendarles que visiten el desfile de nostalgias y recuerdos que ilumina el escaparate de su farmacia en la avenida de Roma, establecimiento que está de enhorabuena por cumplir nada menos que 75 años de existencia. Con el objetivo de paladear el sabor de otros tiempos se ha dado forma a una suerte de autobiografía familiar hecha a base de recuerdos y estampas que suponen toda una explosión de sentimientos en blanco y negro. Así se entremezclan viejas fotografías que tratan de avivar el tiempo muerto, vestidos de época, utensilios antiguos de droguería y otras chispas del pasado que recrean en su conjunto aquel mundo crepuscular y finiquitado Y es que la gente pasa, pasamos, pero el recuerdo permanece para siempre.

Los Martín-Granizo
Comentarios