sábado. 28.01.2023
Todo tiene su medida. Una cosa son los bucaneros domésticos de medio pelo -el que esté libre de pecado que tire la primera piedra- y otra cosa es una factoría de pirateo con una capacidad de copia sólo al alcance de chinos y capaz de inundar de CDs y DVDs media Europa. La operación culminada ayer en Madrid por la Policía pone en evidencia de forma cruda la trascendencia de este tipo de fraude que tiene en pie de guerra a las compañías discográficas que, por otra parte, nunca han tenido empacho en lucrarse a base de precios injustificadamente altos. Pero eso no significa que no haya que poner coto a esta auténtica peste siendo más combativos desde la legalidad.

Piratas
Comentarios